martes, 25 de diciembre de 2007

Profunda y superficialmente deprimida

Hay tres fechas en el año que odio. Navidad. Año nuevo. Mi cumpleaños. Apestan. Se supone que hay que estar feliz en esas fechas. Y por eso apestan. Son las fechas en las que uno se da cuenta cuan solo está.

En cualquier otro día uno puede deprimirse impunemente. Se pueden llenar los huecos con ocupaciones y tareas inútiles. Pero no. En navidad, año nuevo y tu cumpleaños hay que estar desocupado. Y hay que estar feliz.

Ayer el día arrancó bonito. Con más de un encuentro loco (las personas a las que me crucé ayer sabrán a qué me refiero). Pero lentamente se fue convirtiendo en algo más y más deprimente.

Me asomé al balcón a ver el tiempo pasar. El sol se fue yendo. Las personas de alrededor también se fueron yendo. Todas arregladitas, perfumadas y felices. Solo quedó la nostalgia de lo que solía ser esta fecha. La nostalgia de aquellos tiempos en que era emocionante recibir regalos. Cuando venían mis abuelos. Cuando había que drogar a los perros para que no se desquiciaran por los fuegos artificiales. Cuando después de las doce me dejaban salir a jugar con los demás chicos de la cuadra. Cuando con mi papá tratábamos de tirar abajo globitos a escopetazos...

Pero ya no queda casi nada de eso. Mi celular se empezó a llenar de los clásicos mensajitos navideños. Y me dije "¿Por qué no finjo un poco de alegría y mando unos yo también?". Y así fue.

Nos sentamos los cinco a comer. Mi mamá me dijo: "¿No te vas a poner linda?". ¿Para qué?. Después agarró y prendió una vela navideña y una fuente.

En un momento el ruido irritante de la fuente en miniatura comprada en el easy se volvió demasiado insoportable. A alguien se le ocurrió poner una película. Hasta que fueron las doce. Y todos nos saludamos. Y me dieron mis regalos. Y los saludos navideños siguieron llegando. Y yo seguía fingiendo estar feliz.

Hasta que con la excusa de probarme mis regalos me escapé al baño. Y me permití no ser feliz por unos segundos. Hay un espejo al lado de la puerta. Así que pude ver todo. Todo desde el principio. Esos sutiles movimientos faciales. Las contracciones en el pecho. La forma en que los ojos se enrojecen lentamente, se inundan, se rebalsan. Las pestañas pegoteadas. El contraste de los fuegos artificiales de afuera con el silencio de esa imagen.

- ¿Te quedó lindo el vestidito?

- Tiii! Me quedó re pochoncho. Gracias! :)

sábado, 15 de diciembre de 2007

Chau disfraz de ovejita

No son muchos los conocidos míos que saben de la existencia de este blog. Creo que no es necesario que explique por qué. Es más, por un largo tiempo fueron exactamente 0. Pero había personas que correspondía que se enteraran. Una de ellas: el que en ese entonces era mi novio (ja, ya hablo de él como si hubiésemos cortado hace siglos atrás).

Una noche salimos a comer. El lugar estaba prácticamente vacío. Sólo para nosotros dos. Por las ventanas se veía casi toda la ciudad, y el cielo estrellado y despejado. Alrededor volaban angelitos rosas en pelotas (lo de los angelitos es mentira, pero había que agregar algo más para que suene más romántico)(Ah, qué? los angelitos rosas en pelotas no son románticos?).

Y yo pensé: "mmm... ¿Cómo puedo arruinar este bello momento?". Y entonces dije: "¿Te conté que tengo un blog?".

Él se limitó a responder "ahhh, mirá vos qué bueno". Y prosiguió contándome los dramas de su vida.

Y cualquiera en mi lugar hubiese pensado "Listo! cumplí. Ahora es problema de él". Pero yo me había propuesto arruinar el momento. Y no iba a rendirme tan facilmente. Y agregué: "¿Y te conté que salgo en pelotas en mi blog?".

Y ahí fue cuando empezó a desfigurarse. Primero me exigió la dirección del susodicho blog. Después me dejó en mi casa. Me dijo que me amaba y que durmiera bien, pero que tuviera el celular prendido por si no le gustaba mi blog.

A los escasos minutos me llamó.

Porque no le gustaba mi blog.

Fue una larga conversación telefónica. Unos 150 minutos que comenzaron en "Puta! puta! puta!" y culminaron en "Bueno cosa, hasta mañana, te amo!".

Conclusión: No, no pude arruinar el momento. Pero bueno, ya más adelante iba a tener la oportunidad.

PD: No, no me dijo "Puta! puta! puta!". No, yo no estaba buscando arruinar mi pareja a propósito. Los hechos narrados en este post fueron ligeramente distorsionados para resultar más interesantes al estimado lector. En caso de preferir la verdad en estado puro visite mi otro blog http://laversionrealyaburridademividaqueanadieleinteresaleer.blogspot.com

sábado, 8 de diciembre de 2007

Alumnitos

Ya les conté que no tuve novio ni nada que se le pareciera hasta los 18 años. Cosa que yo aceptaba con toda naturalidad. Pero mi mamá no. Ella estaba obsesionada con tener yerno. Tan obsesionada que se empapeló su oficina con fotos mías, y le hablaba a todos sus compañeritos de trabajo de mí. Especialmente a uno de ellos. Angel se llamaba.

Cuestión que de tanto lavado de cerebro el pobre angelito me llamó un día. Atendió mi mamá, y después me pasó a mí... y yo pensé... "¿Y este qué m***** quiere ahora? y encima me interrumpe mi novela..." (Porque yo soy así de tierna en lo que se refiere a conocer personitas nuevas).

¿Y qué me dijo?

A) Hola, vi tu foto, tas buena, ¿vamos a revolcarnos a algún lado?
B) Hola, tu mamá me rompe las bolas con que te llame. Yo soy puto, pero ¿querés hacer de cuenta que sos mi novia así mi familia no sospecha y tu mamá no jode más?
C) Hola, nada que ver que te llame, pero tu mamá me dijo que estudiás lo mismo que yo, y tengo un examen de matemática, no sé nada, y no puedo ir a un profesor particular... vos... ¿me podrías ayudar?

Y bueno, supongo que por el título de este post, todos habrán adivinado que se trataba de la opción C. Y me dejó bastante confundida... ¿Qué se puede pensar de una propuesta así? ¿Estaba desesperado por aprobar su examen? ¿Estaba desesperado por quedar bien con mi mamá? ¿Estaba desesperado por conocerme a mí? Qué personita complicada...

Cuestión que acepté. Y vino a los pocos días a mi casa. Y lo estuve ayudando con sus estudios. Aunque... aprendía rápido... Demasiado rápido... mmm... Tan rápido que milagrosamente aprobó su imposible examen y obviamente todo gracias a mis clases (...). Así que me llamó para agradecerme. Me dijo algo así como "Hola Fla!, cómo anda tu ma? bla bla bla, al final me fue bien, bla bla bla, y todo gracias a vos!, bla bla bla, eeeeeste... ¿No querés ir al cine un día?, o sea, yo quiero agradecerte... no una salida así como pareja... yo quiero agradecerte nada más."

Yo no quería salir con él, y menos "para que me agradeciera", así que me limité a decirle que No. Pero él seguía insistiendo. Me volvió a llamar unas cuantas veces. Cada vez que me encontraba en el msn me volvía a insistir con lo mismo.

Y un día le pregunté: "¿Y por qué tanto interés en salir conmigo?". Y lo único que recibí fueron unos 345 renglones de "eeeemmmm" "esteeee" "mmmmm" y así sucesivamente. No era tan complicada mi pregunta. Para mí que me quería robar los órganos. Lo eliminé del msn... Y ya no volví a explicarle matemáticas a nadie...

viernes, 7 de diciembre de 2007

¿Y ahora qué?

Se acerca fin de año, y bueno, es inevitable empezar a hacer el balance de este bello 2007. Creo que nunca fui de ponerme a hacer balances, pero esta vez voy a hacerlo. Esta vez necesito hacerlo, será que en estos días siento que para mí lo que está terminando es mucho más que sólo un año...

Bueno este año empezaba más o menos así. Por allá por Enero de 2007 Yo:

Era una respetada y ordenada estudiante de Administración de Empresas, con ideas de graduarse cerca de mitad de año.

Tenía un trabajo entretenido, interesante, relacionado con mi carrera, bien remunerado.

Asistía religiosamente al gimnasio 4 veces por semana.

Tenía una pareja estable con la que proyectaba casarme y tener pelirrojitos.

Soñaba con terminar pronto de estudiar para ponerme mi propia empresa.

Estaba profundamente convencida de que era feliz y de que mis días oscuros habían quedado para siempre atrás, que de ahí en adelante todo sólo podría mejorar y mejorar.

Y bueno, ven? Por eso es que odio eso de los horóscopos y que te tiren las cartas. Qué frustrante que hubiese sido que alguien me dijera en aquella época cómo iba a terminar todo.

Con la excusa de que tenía que trabajar no toqué más los libros. Y así me fue. Acá estoy, solo aprobé una materia en todo el año. Aaah! Y leí unas 3 páginas de la bibliografía de mi tesis... El gimnasio lo dejé con la excusa de que tenía que estudiar. El trabajo también lo dejé con la excusa de que tenía que estudiar, y porque aparte se había convertido en algo poco serio. Los preparativos de mi emprendimiento también los dejé para estudiar.

Y ¿qué hice con todo ese tiempo libre? Nada. Creo que en un momento dije "Bueno, me voy a tomar unos días para descansar, y después arranco a estudiar". Y me tomé esos días. Y ya no hubo vuelta atrás.

Me perdí para siempre en ese laberinto que todos llevamos dentro. Ya nunca pude salir del todo. Porque los problemas mundanos del marketing y las finanzas ya no tenían nada de emocionante. Me avoqué a indagar en los recovecos oscuros de mi alma. Y ya nunca pude volver.

Y en esos viajes encontré muchas cosas interesantes como que gran parte de la culpa de la mala relación con mi familia era mía, como que no estaba enamorada de mi pareja, como que me gusta posar medio en pelotas. Y probablemente sigan surgiendo más y más cosas.

Entonces, acá estoy. Me siento más despierta que en aquél Enero. Más sola. Pero más despierta. Y miro para delante y veo todo en blanco. Y sé que ya voy a ir encontrando con qué ir llenando los espacios en blanco. Pero no puedo evitar sentir ese "¿Y ahora qué?".

miércoles, 28 de noviembre de 2007

Rechazos

Mi ex novio me decía que yo nunca lo sorprendía. Y como yo siempre tomo muy bien las críticas constructivas (es mi blog y miento todo lo que quiero), un día llegué muy feliz de mis clases de teatro y lo llamé.

Yo: Hola hermoso! Qué hacemos hoy?

Él: mmmm, vamos a tu casa? Compramos porquerías y vemos Lost con tu mami.

Y yo pensé:

Porquerías + Lost + Mi casa + Mi mami = Abstinencia

Yo: Bueno dale! Te paso a buscar.

Él: Y para qué me vas a pasar a buscar? jejej bueno vení...

Así que salí felizmente a buscarlo saltando estilo Heidi. Llegué, toqué timbre.

Él: hola! Y para qué quisiste bbhbhbhdhbhsh...(interrupción de beso apasionado mío)

Y bueno, después fueron unos largos minutos de besos, besos, besos, caricia, beso, beso, caricia, beso, caricia, caricia, y así sucesivamente.

Hasta que en un momento él dice:

"La verdad queee... no tengo ganas".

...

O sea...

No es que yo pretenda que las personas estén las 24 hs, los 365 días del año a mi disposición. Pero...

¿Tenía que esperar a que estuviera en pelotas, en su cama, arriba de él, para decirlo?

martes, 27 de noviembre de 2007

¡¡¡Me olvidé un premio!!!

Me pregunto cómo pude olvidarme...

Me faltó hacer entrega del premio más importante...

El premio "No es copia, es homenaje" a Khristopher, de quién chorié vilmente la idea de las adivinanzas, y a quien le chorié la idea de poner mis pelotudeces de twitter en el blog, y de quien es muy probable que choree unas cuantas cosas más!!! Así que cuidado conmigo!!! Muejjejejejeej!!!

Y ya que estamos también le voy a dar el premio "Qué buena excusa para escribir una entrada". Tiii, ya estoy más cerca de cumplir con mi objetivo de 14 entradas mensuales!!!

Gracias Khristopher!!!! :)

Y el ganador es ...

ADVERTENCIA PARA POSIBLES NUEVOS LECTORES: Éste es un post exclusivo, discriminador y elitista, diseñado especialmente para mis lectores fieles y asiduos. Ud. no lo va a entender, así que no lo lea, y no joda. Gracias por su visita.)

(ADVERTENCIA PARA LOS DE SIEMPRE: Este post apesta! Quizás ni ustedes deberían perder tiempo en leerlo! Bueno, queda bajo el criterio y la responsabilidad de los señores padres)

O sea,...... ¿es necesario que diga quién ganó?

Felicitaciones Briones!!!! Tiiii, adivinaste. Después decime qué querés de premio. (Que sea factible y acorde a la moral y las buenas costumbres)

Mi nombre es: *F*L*A*V*I*A* (Ziii, azí, con laz eztreshitaz y todo...) (hayyy, son las 02:36 a.m., supongo que sabrán comprender...)

Con respecto a las 12.345 personas que dijeron que mi nombre era "Fernanda", bueno después de todo taaan equivocadas no estaban. Cuenta la leyenda que cuando mi mamá estaba embarazada de mí, estaba profundamente convencida de que yo iba a ser nene, y soñaba con llamarme "Fernando". Ocho meses después (sí, me harté de esperar en aquél inhóspito lugar sin McDonald's, sin Blockbuster, sin banda ancha, sin Pequeños Ponys, sin patitos de bañera... y me fui...) nací yo, y bueno, no era nene (mas les vale que se hayan dado cuenta!). Así que mi nombre cambió de "Fernando" a "Flavia".

Y bueno, no podía dejar de poner esto:
Significado:La de cabellos claros.
De origen latino.
Características: Es de carácter fuerte y segura, al mismo tiempo que es muy sensible y espiritual. Es muy buena amiga y muy humana cuando alguien la necesita.
Amor: Es de sentimientos verdaderos y le gustan las relaciones estables.
Fecha: 7 de Mayo (Santa Flavia).

Mi versión de los hechos:
Significado: A nadie le importa. Sonaba lindo y me pusieron el nombre igual.
Origen: Conocida animadora de programas infantiles que luego abandonó a los niños para acostarse con ancianos millonarios.
Características: Sí, soy re buena amiga... ¿Será por eso que no tengo ningún amigo? ¿Muy humana? ¿En serio? Yo pensé que era muy hamster... Ahhhh, guarda, que soy humana sólo cuando me necesitan... el resto del tiempo estoy muy ocupada con mis deberes de hamster!
Amor: Claro sí, porque todos los que no se llaman como yo tienen sentimientos truchos y andan por la vida buscando relaciones inestables e inseguras...
Fecha: Más vale que me regalen algo! jajaja

Y para despedirme, a los que no ganaron, para que no se pongan tristes, les voy a hacer entrega de las menciones especiales:

Premio "Conejito Duracel": Para el.Alex por su entusiasmo al querer participar a toda costa en mi bello concursito, por contestar bien todas mis preguntas, por comentar primero y por comentar tres veces.

Premio "Vuelta a primer grado": Para los que no comprendieron la consigna, (La onda era que el nombre empezaba con F) y el ganador es Carlos R.

Premio "Para qué m**** sirve el perfil del Messenger": Para Myself por tomarse el trabajo de apreciar y recordar las pelotudeces que con tanto esmero escribí en mi perfil.

Premio "Pedo de mariposa": También para Myself, por iniciar con su simple pregunta tooodo este kilombo...

Premio "Mugre abajo de la alfombra": Para Ursus Andinus por querer que borrara su comentario si llegaba equivocarse, a no! así no vale!!

Premio "Fosfovita": A Geeky writter por su buena memoria. O sea... nunca te dije cómo me llamaba... Es probable que por eso no lo recuerdes.

Premio "Pluma pluma gay": Para Bose, ¿Así que te llamás "Fabiola Federica"?

Besos para todos!! Y a los que no ganaron nada, vamos, ánimo! Esmerense que ya lo lograrán!!

domingo, 25 de noviembre de 2007

Dime qué tiras... y te diré cómo eres

¿Alguna vez revolvieron la basura de alguien? O... ¿alguna vez tuvieron temor de que alguien encuentre algo que hayan tirado a la basura?. Debo confesar que me pasaron las dos cosas. Soy víctima de una curiosidad que me ha llevado a descubrir más de una cosa interesante (pero no les voy a decir qué... na na naa na na naaa).

Y también soy víctima de una paranoia que me ha llevado a realizar los más complejos rituales, como envolver exageradamente todo lo que tiro, triturar mi basura en pedacitos de un micrón cuadrado (o cúbico, como sea), y fraccionar estratégicamente los pedacitos en diferentes tachos, habiendo mezclado previamente. Hasta superé mi fobia a los fósforos (sí, le tuve miedo a los fósforos, y hoy le sigo teniendo miedo a los encendedores) para poder borrar más confiablemente mis evidencias.

Las experiencias más graciosas relacionadas con el tema de la basura las viví con un ex novio de mi hermana. Un día, en mi casa, mientras mi hermana se cambiaba, se quedó solo conmigo. En aquella época yo tenía unos 14 años y era bastante antisocial (ya les conté como mil veces) (bueno, excepto con perfectos extraños...). Y resulta que como yo no le hablaba, no se le ocurrió mejor idea que ponerse a revolver el tacho de basura.

Y yo pensé "pero qué imbécil..." y lo dejé que siguiera. Y de repente lo veo reírse con un dibujito en sus manos. Al rato aparece mi hermana y le saca violentamente el dibujo en cuestión. (jajajajaj, perdón, es que me acuerdo del dibujito y era muy gracioso... me gustaría haberlo guardado para postearlo).

Se trataba de un retrato del novio anterior de mi hermana, hecho muy cariñosamente por mi, en el que lo ilustraba conversando (y haciendo también otras cosas) con una lámpara de pie a la que confundía con mi hermana (tenía ojitos muy chiquitos y yo decía que era ciego... bueno no sé para qué me molesto en explicarles... no van a entender... tendrían que ver el dibujo... y conocer al ex novio... que me salió igualito!!! jajajajaj).

Y bueno, mi hermana encima se enojó conmigo. Pero yo no tenía la culpa de que ella tuviera ex novios chistosos que me inspiraran a dibujarlos, ni de que tuviera novios excéntricos revolvedores de basura.

Con respecto al noviecito, no me faltó la oportunidad de devolverle el favor de revisarle la basura a él. Como él era todo nerd, y como mi hermana y yo no nos llevamos bien con la tecnología, se apareció un día muñido de unos programas locos para instalar en nuestra computadora. Eran unas cosas para chatear. Y bueno, aparte de instalar los programitas locos nos instaló toooodas sus conversaciones.

Y así fue como yo, (seguramente mientras me deshacía de algún archivo turbio...) me encontré con las susodichas conversaciones ahí en la papelera de reciclaje que me gritaban "Leeme! Leeme!" (y yo no le puedo decir que no a los archivos porque me dan mucha ternura...) (sí, ya sé que ya estoy escribiendo cualquiera...).

Resultaron muy interesantes las conversaciones. Sobre todo aquella en la que le explicaba a un amigo suyo, con todos los detalles, cómo le había metido los cuernos a mi hermana...

Así que bueno, vacíen sus papeleras seguido (y si pueden miren las ajenas!).

Fue un consejo de F... digoooo... Ovejita!

P.D.: A pedido del público he decidido revelar mi verdadero nombre. Pero bueno, quiero que adivinen. Arriesguen! A ver quién gana.

Los que ya saben (o sea: Alex, Francisco, Chucholicious (así se escribe??) ex novios y gente de Hot or Not) no pueden participar.

Suerte!!!

domingo, 18 de noviembre de 2007

Mi muy emocionante vida sexual, explicada

Me imagino que habrán notado que a todos mis escritos sobre sexo y hombres les pongo la etiqueta de "Mi muy emocionante vida sexual". Y me imagino también que a esta altura se habrán dado cuenta de que lo de "muy emocionante" no es más que otro de mis adjetivos irónicos.

Concretamente, mi vida sexual dista mucho de ser emocionante. Por mucho tiempo nadie me miró, mi primer beso fue patético. El segundo y el tercero se los dí a personas que nunca supe ni el nombre. El cuarto, el quinto y el sexto los dí todos juntos en un jacuzzi jugando verdad o consecuencia.

Lo del jacuzzi fue muy gracioso. Uno de ellos me besó apasionadamente para al rato declarar que él nunca le metería los cuernos a su novia (y supuestamente en ese momento tenía novia) (bueno, a lo mejor hay parejas que consideran que los besos fugaces en jacuzzis no cuentan como infidelidad), el otro se acercó a mí diciendo "Las cosas que me hacen hacer", y al tercero lo besé yo apasionadamente, para después decirle que simplemente estaba jugando y pedirle disculpas dos años después.

En la primaria sólo tenía compañeros que me decían que ni locos me tocaban y me insultaban cuando no quería hacerles la tarea. En la secundaria, sólo se me acercaban para pedirme la tarea (con un poco más de respeto pero en fin...) o para que les presentara a mi hermana. Cuando me iba de viaje todo el mundo quería estar con mi hermana. En la facultad lo más cercano a una declaración de amor fue un loco que de la nada me dijo "Tenés novio? Sos una chica muy especial, muy inteligente y muy centrada, no hay muchas chicas así" (centrada yo? WTF??!!!) y se dio vuelta y siguió con lo suyo. Y bueno, después fue la historia de los chocolates que me mantuvo ocupada por unos cuantos años...

En fin, sólo tuve sexo con una persona, con la que pasé de ser lo mas excitante de su vida y estar en su puesto número 1 a ser un simple objeto de presunción. Y quién sabe que otras cosas me deparará el destino.

Y bueno, aclaro que no escribo esto para dar lástima, porque soy feliz!! (sí, así que ahórrense comentarios del estilo a "Yo si querés le pongo emoción a tu vida" y "Yo si querés te pongo emoción y todo lo que quieras" etc, etc, etc.)

Ya llegarán tiempos mejores, y si no, siempre está la opción de hacerse monja.

mmmm... naaah

El gran regreso gran

Estimados lectores (y gente desprevenida que cayó por acá buscando información sobre el torio), les cuento que después de mis largas vacaciones he decidido retomar mis obligaciones de blogger (mmm... existirá eso?).

La verdad que sigo un poco deprimida, pero no quiero seguir usando eso como excusa para no escribir, no estudiar, no trabajar, no hacer ejercicio, no bañarme, no cambiarle las pilas al pato vibrador (je, mi pato se está convirtiendo en toda una celebridad de este blog) y demás.

Así que aquí me tienen, escribiendo. Debo confesar que me veo fuertemente tentada a ponerles fotos de mi infancia, o mis gráficos del google analytics, contarles qué comí en la última semana o explicarles cómo debe conducirse la sucesión de la gerencia en las empresas familiares...

Pero, no!!! Debo resistir... Debo ser fiel a mis principios... Debo escribirles algo que les interese mínimamente...

...

...

Criii... criiii... (Esto es un ruido de grillo)

Naaa, no me sale. Pero conste que lo intenté.

Y bueno, tendré que irme a seguir intentando (aunque... si les interesa que les ponga el video del loco disfrazado de pacman que corre por la biblioteca... avisen!!!).

Muchas gracias por su apoyo incondicional.

Estén atentos que en cualquier momento saco algún post bello e inspirado.

ja... ilusos!

martes, 13 de noviembre de 2007

Profecías autocumplidas

El viernes a la noche me senté completamente desganada a escribir. Busqué y busqué temas interesantes pero ninguno me generaba nada. Así que me puse a hacer otra cosa y escuchar música, y lo que sea que haya escuchado me generó una mezcla extraña de emociones que se convirtió en mi post anterior.

El post trataba sobre una situación que viví 4 años atrás, en la que una personita que recién conocía, casi sin darse cuenta me cambió completamente mis perspectivas de la vida. Me hizo ver que tenía unos cuantos problemas, que no estaba haciendo lo que debía, que mi vida tal como estaba era infeliz.

¿Por qué será que aquella situación tan lejana surgió inesperadamente? Es evidente que nada pasa porque sí. Nada se escribe porque sí. E inocentemente yo escribí "Y yo creo que lo logré (hasta que me vuelvan derrumbar todo voy a creer eso)".

Cuestión que todo se me volvió a derrumbar hace unas 24hs. Y esta vez duele más que la anterior porque lo que se me derrumbó ayer lo construí con mucho amor, y no lo construí sola. Concretamente lo que cayó esta vez sí fue una relación, con alguien muy importante, con la persona que más me conoció, que más me entendió, que más me acompañó y que más feliz me hizo en mi vida. Y la tengo que dejar ir por el bien de los dos.

No se puede amar sin ser libre. Y acabo de darme cuenta de que no soy libre. Que hay millones de problemas, frustraciones y temores que condicionan mi sentir. Y no me queda otra opción que ponerme a eliminar todas esas ataduras, una a una, y recién después, volver a construir, desde cero.

Y todo esto fue para contarles que en estos días voy a estar un tanto ocupada, dolorida y enredada y... sin humor para andar en bolas...

Espero sepan disculpar las molestias.

Yo, Ovejita

PD: Algunos bonitos recuerdos...

sábado, 10 de noviembre de 2007

Pequeñas grandes acciones

Lo sabés todo. Sabés que sabés todo. No todo en detalle. Y no porque seas soberbio o necio. Te sentís simplemente tranquilo. Tenés las cosas organizadas, resueltas, mínimamemente. Estás cómodo con saber que no tenés todas las respuestas, pero aún así sentís que estás caminando en la dirección correcta. Estás convencido de que estás haciendo todo lo necesario para ser feliz. Y que aunque las pequeñas decisiones te hagan dudar un poco, sabés que las cuestiones más importantes están cubiertas.

Y esa base, esos principios parecen tan inamovibles, tan poco cuestionables. Hasta que un día cualquiera, algún dedo pequeñito e insignificante empuja la primera pieza y todo lentamente empieza a derrumbarse. Y no se puede hacer otra cosa más que ver todo caer.

Me pasó a mí.

Tenía que estar ahí, y tenía que estar ahí con él, y tenía que producirse ese silencio, y él tenía que poner esa cara, esa cara que desencadenó todo lo demás. Y no quiero aburrirlos con mi relato de cómo se se fueron cayendo las piecitas. Ya tendré tiempo de aburrirlos con eso en otros posts. Lo que quiero decir es que sentí todo caerse. Me sentí desorientada, triste, y asustada por sobre todas las cosas.

Pero a la vez muy esperanzada y ... feliz... Porque cuando las cosas se caen siempre queda la esperanza de construir algo mejor a lo anterior. Y yo creo que lo logré (hasta que me vuelvan derrumbar todo voy a creer eso).

Así que me salvó ese dedito.

Y el dueño de esa carita, tan solo por estar ahí, en ese momento, y por poner esa cara, tan solo por eso, quizás por casualidad, quizás sin querer, me salvó.

Lo que me conduce a la muy repetida y gastada frase de que no hay que subestimar el efecto que nuestras pequeñas acciones tienen sobre los demás.

Así que, ¿qué están esperando? Vayan, salven a alguien. Quizás con intentar, tan sólo por eso, quizás por casualidad, quizás sin querer, alguien los salva a ustedes.

miércoles, 7 de noviembre de 2007

Sí, ya sé que se dice "Blogosfera"

Un día estaba muy aburrida y me dije: "mmmm, me voy a poner un blog". En principio quería hablar sobre mi familia, sobre mis excentricidades, mis pensamientos oscuros y ocultos... pero bueno, en el camino me fui encontrando con millones de obstáculos. De a poco me fui dando cuenta de que el tema de los blogs era todo un tema, y un tema del cuál yo no tenía ni idea.

A medida que iba recorriendo blogs de otros, noté que a la gente le gusta mostrar sus conocimientos. Y pensé: ¿no es mucho más divertido escribir sobre lo que no se sabe?

Si los demás alardeaban sus conocimientos, yo quería alardear descaradamente mi ignorancia. Y así surgió una etiquetita que llamé "La blogsfera y sus fastidios", en dónde comencé a relatar mis tropiezos en este nuevo mundo. Y claro, pasaron algunos días hasta que descubrí que se decía "Blogosfera" y no "Blogsfera".

Al principio pensé: "aaarggg... ootra cosa más para corregir". Pero después cambié de idea y decidí dejar las cosas así. Después de todo, qué mejor forma de ilustrar que no sé nada de la blogosfera que escribiendo mal el mismísimo término.

Me resulta raro que nadie haya refunfuñado por el error. ¿Será que no le prestan atención a mis etiquetitas? ¿será que la real academia todavía no dispuso cómo escribir correctamente Blogosfera? No sé. En fin.... a todos los habitantes de la bísfera, la atmsfera, la estratsfera y lo que sea:
Bienvenidos a mi blogsfera!!!

jueves, 1 de noviembre de 2007

Guerra de los sexos

Mis primeros modelos femeninos y masculinos fueron mami y papi. Con papá siempre tuve más afinidad. Él no me hablaba, no me agobiaba con preguntas estúpidas y sin sentido, no estaba todo el tiempo besándome, acariciándome y hablándome como si fuera un cachorrito, casi nunca protestaba por nada, no se escandalizaba por nada, se reía absolutamente de todo, me dejaba hacer casi todo lo que quisiera.

Mamá era un tsunami de emociones. Por momentos me ahogaba con sus asfixiantes demostraciones de afecto. Después empezaba a gritar y protestar por el vecino mal educado de al lado que siempre gastaba toda el agua, por la televisión que siempre pasaba porquerías, y por el presidente de Kazajistán que no le caía bien. Al rato lloraba desconsoladamente por el pobre perrito atropellado y por la mamá de Dumbo. Y terminaba vomitando por alguna irracional y desproporcionada preocupación, como que se me iba a caer un meteorito en la cabeza si salía de casa.

Y así construí mis primeros prejuicios sexistas:

"Los hombres son divertidos, abiertos y equilibrados."

"Las mujeres son complicadas, aburridas, histéricas, gruñonas, hipersensibles, débiles, miedosas, rígidas y cerradas."

Mi abuela, que vivía con nosotros, se ajustaba bastante al esquema. Mi hermana fue creciendo y no tardó en acoplarse. Y de a poco se fue creando en mi casa una especie de dictadura de los canales de manualidades, las comedias románticas, los empapelados rosas con florcitas, los calzones de encaje colgados en la ducha, los botiquines llenos de cosméticos, tampones y cremas antiage, las mascotas pomposas y perfumadas... y muchas cosas más.

Mi adorado padre estaba en desventaja. Y yo sentía que tenía que equilibrar las cosas. Así fue que inconscientemente me convertí en abanderaba de las catástrofes del reality tv, las minas en pelotas, la comida chatarra, el turismo aventura, la mugre y la ironía. Le dije no a los perfumes, no a los cosméticos, no a la ropa rosa, no a los poodles, no a las películas emotivas de Disney, no a las caricias y el manoseo, no a bañarse todos los días, no a llorar en público.

El tiempo fue pasando. Y a medida que la imagen idealizada de mi papá se fue desdibujando, a medida que superaba mi complejo de edipo y a medida que los piojos fueron proliferando por no bañarme, empecé a cambiar de opinión.

A partir de los 16 años, más o menos, empezaron a caerme mejor las mujeres. Me dí cuenta que me encantaban los poodles. Terminé de asumir que me encantaban las manualidades. Me reconcilié con el color rosa, con los osos de peluche y las películas infantiles. Empecé a bañarme y perfumarme. Me acordé que abajo de esa maraña enredada y opaca podía haber un pelo bonito y suave. Me corté las uñas y dejé de pintarlas de colores flúor. Empecé a limpiarme la piel escrupulosamente todas las mañanas y noches. Empecé a depilarme...

Y para culminar volví a entregarme a las caricias, las frases pegajosas, las recomendaciones y sermones, las lágrimas indiscriminadas. Terminé de convertirme en mujer. Con todas las letras. Sin embargo hay rasgos de aquella época celeste que pasaron a formar parte de mi esencia y no creo que se vayan.

Así que, ¿Cómo reconciliar aquél primitivo costado masculino con la recientemente descubierta y renovada mujer? Y pensé:

Nada mejor que unas buenas fotos en pelotas.

martes, 30 de octubre de 2007

Invadida

Definitivamente odio escribir este blog desde cualquier otro lado que no sea mi cómodo y "privado" hogar. Resulta que por fin me decidí a internar mi computadora en terapia intensiva, y hasta que le den el alta voy a estar escribiendo desde un ciber (dícese de los lugares esos con muchas computadoras dónde uno paga una fortuna por el uso de una silla incómoda, un teclado chueco, entre otras cosas...).

Y bueno, no es la primera vez que tengo que entrar acá desde lugares públicos. Pero esta vez fue realmente terrorífica. Para empezar llego y me atiende un señor de ojos desviados que me dice "pasá por la 26". Una vez que descifré que era a mí a quien miraba, me fui a buscar la 26... no la encontré... Volví para preguntarle... "eeehhh... por dónde queda?". Me dijo "La 26 en el segundo piso, te dije". Maldito bizco impaciente.

Subo los dos pisos, y encuentro la computadora 26. El pequeño detalle es que quedaba justo entre medio de dos personas. Hago un esfuerzo sobrehumano para sentarme en ese estrecho hueco. Logro sentarme. Miro a los costados. Me separaban dos milímetros de los otros dos de al lado. Sí, literalmente DOS MILÍMETROS!!!!.

Conclusión que no empecé a escribir hasta que uno de los dos se fue. Mientras tanto tuve que perder la mitad de mis ahorros y mucho tiempo valioso en mirar detalladamente cada una de las 324 publicidades que me llegaron a mi mail, todo fingiendo que realmente me interesaba y que a eso había venido.

Y para variar apenas abro Internet me aparece una página porno.

Y bueno, no podía escribir otra cosa que no fuera esto. Me supera.

Pd: Tengo muuucho calor.

Pd: Lo decía en sentido literal, no es que esté caliente, no estaba buena la página porno, ok.

viernes, 26 de octubre de 2007

El gran desenlace

Bueno, para los que recién hoy se acordaron de volver a mi bello blog (faaaa), van a tener que primero ir y leer mi post anterior. Si no, no van a entender naaada. Y si leen este primero, el anterior no va a tener gracia. Así que no hagan trampa.

Bueno, he aquí el desenlace de la historia:

Fui a la biblioteca. No había nadie. Me senté a esperar. Minutos más tarde aparece la chica del bar. Y me dice "Te amo!!!". Y yo contesté, "claaaro, como no me di cuenta antes?, Yo no te amo, pero, mmm, te doy igual". Y ella me dijo "Justo lo que quería escuchar", y empezó a arrancarme la ropa y....

Aaaa... que? No valía mentir.... : (

Bueno, entonces tendré que contarles el verdadero desenlace:

Fui a la biblioteca. No había nadie. Me senté en la puerta a esperar. Minutos más tarde alguien empieza a caminar hacia mí. Quizás piensen que esos segundos fueron para mí interminables e incómodos, pero la verdad es que en ese momento tenía todos mis sentidos apagados. Sería alguna especie de mecanismo de defensa. Ni idea.

Hasta que la persona terminó de llegar hasta a mí. Me dio el papelito en dónde me había escrito que me iba a estar esperando en la biblioteca mientras me decía "Me parece que esto es tuyo". Y ese fue el fin de los misterios.

Y bueno... No era una bola amorfa.

Me dijo que lo acompañara a alguno de los salones de arriba (dónde podría violarme más cómodamente). Y allí empezó a explicarse y decir que quizás me había parecido infantil lo de los regalitos, pero que era la única forma que tenía para captar mi interés. Aprovechó también para recriminarme que mis amigas estaban más interesadas que yo. Pero en fin. Me dijo también que su intención era conocerme, pero que no quería conocerme para que "fuéramos amiguitos y camináramos de la manito entre flores". Y me preguntó si quería que saliéramos algún día.

La verdad que tanta sinceridad y verborragia me sorprendieron. No era lo que esperaba. Pero fue una grata sorpresa. Me sentí aliviada. Me sentí cómoda con él. Le dije que tenía que estudiar mucho y que posiblemente más adelante. Y bueno, quedamos así. Y bajamos. Mientras bajábamos las escaleras me preguntó "Alguna vez tuviste novio?". Y yo le dije que no. Y automáticamente no pudo disimular su cara de "En dónde me metí??? Auxilio!!!".

Y bueno... taaan equivocado no estaba.

jueves, 25 de octubre de 2007

Regalitos misteriosos

No tuve novio hasta los 18 años. Resulta que era severamente antisocial (sigo siéndolo aunque moderadamente). Los escasos especímenes que se aventuraron a tratar de establecer algún tipo de contacto conmigo, desistieron rápidamente. Nadie realmente interesado, y nadie realmente interesante.

Hasta que empecé la universidad. Una mañana cualquiera la chica que atendía el bar me llamó y me dijo "Esto es para vos, pero todavía no te puedo decir de quién". Y me dio un Bonobón (son bombones, por si no los conocen). Yo pensé "Algún boludo que está muy aburrido", y agarré mi bombón y me fui felizmente.

Cuando llegué a mi clase le conté a una de mis amigas "ahhhh, un boludo me regaló chocolate... naaa na naaa na na naaa". Enseguida empezó a circular la noticia por todo el curso. Al recreo siguiente mis amigas ya habían armado todo un operativo estilo CIA para averiguar quién era el personaje misterioso del bombón.

Cuestión que a mí no me importaba. Los regalos siguieron llegando. Desayunos, huevos de pascua, todo muy apetecible. Y mientras mis amigas torturaban a la pobre chica del bar e interrogaban a dos tercios de los chicos de la universidad, yo comía apáticamente. No sabía nada de mi admirador secreto, y era mejor no idealizar. No quería armarme toda una novela para después descubrir que se trataba de alguna especie de bola amorfa de 245 kg, con dientes gigantes y torcidos, muchos granos supurantes y demás...

Por lo tanto yo siempre me mantuve al margen de todo. Disfrutando de los regalitos que me venían muy bien en aquellas mañanas frías.

Y un día mandó una cartita. Decía simplemente "Querés saber?". Y la tenía que contestar y dejársela en el bar. Yo contesté "Sí, OBVIO". Y el "obvio" se lo subrayé, muchas veces.

Y así llego una segunda cartita. Decía que si lo quería conocer que nos encontráramos en algún lugar, que tratara de que no se hiciera "muy público" (esa frase concretamente me pareció patética) etc, etc, etc. Y terminaba preguntando algo, creo que el lugar y hora donde nos encontraríamos. Y le anoté: "Buscame y te respondo a vos" (O sea... no iba a salir con la bola amorfa... quería asegurarme).

Al día siguiente me envió otra nota que decía que me esperaba en la biblioteca en el primer recreo. Aclaraba que tenía que estar sola porque si no ni me hablaba. Y bueno. Fui a la biblioteca. Y me parece que se hizo laaargo el post... asique tendrán que esperar hasta el próximo capítulo....

¿Sería mi admirador la bola amorfa?

O....

¿Se convertiría en el amor de mi vida?

Continuará...

lunes, 22 de octubre de 2007

Por qué odio a los psicólogos

No me llevo bien con los psicólogos. No es que no los respete. No es que no crea en ellos. Es que simplemente tuve muchas experiencias feas con la psicología. No sé si feas, pero interesantes para contar en un post.

La primera y la segunda psicólogas no fueron tan malas. Principalmente porque me dejaron ir rápido. La primera no encontró nada sospechoso en mí. La segunda me preguntó dos estupideces y enseguida sentenció "A esta chica hay que comprarle un perro". Y mi familia me compró el perro. Y todos se regocijaron. Unos años más tarde dejé de prestarle atención al perro. Otros años más tarde mi familia lo regaló. Otros años más tarde supongo que se debe haber muerto (el perro, no la psicóloga... va... no sé).

La tercera empezó a complicar todo. Yo ya estaba grandecita. Ella no era psicóloga, era pediatra, pero se hacía la psicóloga. Esas personas insoportables que se nota que están tratando de manipularte. Que se nota que están fingiendo que están de tu lado. Esa gente que uno odia cuanto está de mal humor. Mi familia estaba preocupada porque los trataba mal y porque pesaba 34 kg. Asique mi pediatra me hizo un test improvisado de anorexia preguntándome: "¿Vos te ves gorda?".

Yo le dije que no. No muy convencida con los resultados, se inventó otro test y me dijo: "No me dibujarías cómo te ves acá". Agarré la hoja y el lápiz, no tenía ganas de dibujarme pero bueno, para darle el gusto me dibujé. Obviamente el dibujo no tenía mucho que ver con la imagen que tenía de mí misma. No porque no tuviera una imagen clara, no porque quisiera mentir, sino porque simplemente no era una experta dibujante.

Y esta es la mejor parte: Ella miró el dibujo, y me dijo "Pero estas piernas que dibujaste son muy gordas".

...

Lo miré de nuevo.

...

No eran piernas gordas.

...

Eran piernas como las mías.

...

Y MIS PIERNAS NO ERAN GORDAS!!!.

...

Y me costó seguir hablándole y disimular mi indignación. No me molestaba que dijera que mis piernas eran gordas. Obviamente no quiso decir eso. Me molestaba que eso ya no era psicología barata. Eso ya era psicología imprudente e irresponsable. Y bueno, supongo que tendría un buen seguro de mala praxis.

Pd: Seguí yendo a psicólogos de todos modos y estoy considerando regresar. Con respecto a mi pediatra, se reivindicó unos años más tarde cuando salvó a mi papá de que se muriera de peritonitis. Mi peso volvió a la normalidad a las pocas semanas.

Torio

No me comunico muy bien con mi familia. Pero si vienen por acá seguido, habrán notado que estoy avanzando algo con mi mamá. Con mi papá las cosas son algo distintas.

Por muchos años papá fue mi favorito. Casi siempre se sentaba silenciosamente a mi lado. No cuestionaba nunca nada. No preguntaba nada. No insistía con nada. Podíamos estar horas en silencio, sin que ninguno sintiera que había que decir algo. Y si me hablaba era para invitarme a ver catástrofes por discovery chanel, para contarme la última película porno que había visto, para sorprenderme... Todo lo que decía me sorprendía. Y eso funcionó durante mucho tiempo.

Hasta que a partir de algún momento dejó de servirme. Algo dejó de sorprenderme o las sorpresas dejaron de gustarme. Ya no se llenaban los espacios vacíos con su silencio. Ya no tenía ganas de reírme de catástrofes ajenas. Y todo culminó cuando un día vino y me gritó "ya no sé ni en qué estás pensando" (o algo equivalente) mientras me tiraba una hamburguesa arriba del teclado de la computadora. Y todo porque me había llamado a comer y yo había tardado un poco.

Y bueno, volviendo al título de este post, la semana pasada me dijo: "¿Sabés dónde está el torio en la tabla periódica?".

No sé donde está. Estudio administración de empresas. Hace más de 6 años que no veo una tabla periódica. Y supongo que él sabe eso. Y supongo que él sabe también que hace más de 6 años que nos debemos una charla. Y no entiendo qué tendrá que ver esa charla con el torio.

Pero bueno, tendré que aceptar que cada quien tiene su forma de comunicarse. Tendré que crecer de una vez y empezar las cosas por mi cuenta. En fin. Como él quiera.

Alguien me enseña algo sobre el torio?

Estaré escribiendo poco?

Sí, estoy escribiendo poco. Es más, es probable que esto vaya a durar un tiempo. Pero bueno, para que puedan dormir tranquilos voy a explicarles las razones. Una de las razones, la más importante, es que estoy tratando de ordenar algunas cosas en mi vida (nada dramático, pero cosas que llevan un poquitito de tiempo extra).

Otra de las razones es que me viven atacando millones de posts que me gritan todos a la vez "ESCRIBIME, ESCRIBIME, ESRIBIME!!!!" (Aclaro que eso es una metáfora, no estoy teniendo alucinaciones). Resulta que se me ocurre algo, y empiezo a escribir sobre eso y me doy cuenta de que para escribir eso tengo que escribir también otra cosa, porque sino no se entiende. Y mientras escribo lo otro, me surge a su vez otra idea. Y así termino concluyendo que los posts se reproducen como conejos. Y automáticamente pienso "hey! eso podría ser tema de otro post".

AUXILIOOOOOOO!!!!!!!!!!!!

O sea que más bien tengo un problema de "embotellamiento" de posts. Y por supuesto: Ni me cansé de mi blog, ni se me terminaron las ideas. Asique pónganse contentos (o tristes) porque queda Ovejita para rato. Tengo reservas suficientes como para unos cuantos años. Y son reservas reales, no es otra mentira demagógica y apresurada estilo "quien depositó dólares, recibirá dólares" (es largo de explicar, si no entienden investiguen la crisis argentina 2001-2002).

Bueno, les puse unos cuantos posts seguidos como para que se entretengan. Y para los que vienen exclusivamente a verme el c***, tendrán que ser pacientes... y buscarse algún sustituto.

sábado, 20 de octubre de 2007

Las cosas tardaron en mejorar

Hoy les voy a hablar de mi segundo beso. El primero ya lo conté, asique si son nuevos vayan y lean, y si no tienen ganas de ir y leer, se los puedo resumir todo en una simple palabra: PATÉTICO.

Cuestión que cuando conté eso hubo alguien que dijo que seguramente mis experiencias posteriores habían sido mejores. Sí, pero tardaron bastante en ponerse mejores. Como dije antes, cerca de mi casa había un club que organizaba bailes para menores de 16. Después de aquella noche (la de mi primer beso) seguí llendo a ese lugar, tooodos los sábados.

Al sábado siguiente se acercó un amiguito de Román (el de mi primer beso), y me dijo si yo quería "transar" con él (Reitero que "Transar" significaba irse a algún lugar más apartado para besarse, abrazarse y quién sabe qué mas). Y yo pensé con aires de mujer superada "No tengo más doce años para que me vengan a intentar conquistar a través de amiguitos". Y dije que me dolía la cabeza o algo así. (Y ese fue mi primer dolor de cabeza fingido... después tendré que contarles mi primer orgasmo fingido...)

Román volvió a los brazos de su amada Evelyn y por unas cuantas semanas deleitaron a todos los presentes exhibiendo abiertamente sus pasiones. Aaaahhh, qué cosa linda el amor... Y en una de esas noches locas, otra persona quiso estar conmigo.

No me acuerdo ni el nombre, ni si era feo lindo o qué. Estábamos bailando y en algún punto me llevó a un costado y me hizo alguna propuesta que yo no tenía ganas de aceptar. Pero como tengo una especie de debilidad por los hombres, quería darle al menos un "Premio consuelo", y lo besé. Y a los 5 segundos le sonreí, me despedí, y me fui. Y ese fue mi segundo beso.

Y por muuuucho tiempo no pasó nada, absolutamente nada, emocionante en mi vida...

martes, 16 de octubre de 2007

Confesiones de una ovejita con piel de lobo

Ante las múltiples acusaciones recibidas de que yo "ando calentando gente" he decidido releer este blog y replantearme si realmente ese es el rumbo que quiero que mi blog y que mi persona sigan... Y he llegado a la conclusión de que cuando uno trata de sacarse un disfraz de ovejita, es muy fácil caer en la tentación de ir más allá y terminar como ovejita disfrazada de lobo...

Y quizás el nombre de este blog no es el que mejor refleja mi verdadera situación. Y quizás no hay ningún nombre que refleje las cosas como son. Porque para mí las cosas no son blancas o negras, las personas no son lobos u ovejitas. Creo que eso es simplificar las cosas... mutilarlas...

Y como me gusta mucho posar medio en bolas... creo que voy a seguir haciéndolo. Y como mi teoría es que las fotos en sí no "calientan" sino más bien todo lo que puede imaginarse en torno a ellas, se me ocurre que la mejor solución es disipar esas ideas.

En esta foto de ninguna manera estaba pensando cosas como
"Qué caliente que estoy"... "Vení a terminar de desvestirme"... "Tengo muchos regalitos acá abajo".
Más bien estaba pensando:
"Tengo sueño, pero si no me saco las fotos hoy no me las saco más"
"Quiero un cuarto de libra con queso"
"Como tarda en sacar la foto esta cámara de m*****!"

Con respecto a lo que hay abajo de la remerita... lo que tienen toooooodas las chicas... nada nuevo, nada especial, y nada, pero nada nada, húmedo (los únicos vestigios de humedad se deben más bien a alguna que otra infección y desequilibrios de ph)

dediquenme muchos vómitos!!!

lunes, 15 de octubre de 2007

Mentiras piadosas

Ayer llegué a mi casita y lo primero que vi fue a mi mamá llorando. Y lo primero que pensé fue "¿Y ahora quién se quiso suicidar?" (ya les explicaré esto más adelante). Le pregunté qué le pasaba, y con mucha preocupación me dijo: "Tu abuela está loca".

Wow.... qué primicia... Supongo que unas personas son más perceptivas que otras... En fin, me contó que mientras yo no estaba había insultado a mi papá y que le había intentado tirar una sartén por la cabeza. O sea, nada nuevo, pero igual ella estaba sorprendida y alarmada.

Empezó a llorar desconsoladamente mientras me revelaba una serie de conclusiones patéticas, dolorosas, deprimentes y... reales. Y así empezó mi sucesión de mentiras piadosas.

Ella me dijo... "Yo no puedo tener una familia normal por culpa de ella."
Mentira piadosa 1: "¿Y qué tiene de anormal nuestra familia?"

Ella me dijo... "Yo sé que ella te hizo y te hace muchas cosas feas"
Mentira piadosa 2: "Naaaa.... ¿Qué me hizo?"

Ella me dijo... "Yo sé que vos cambiaste tu relación conmigo por las cosas que te hizo ella"
Mentira piadosa 3: "Ella no tuvo nada que ver"

Ella me dijo... "Todo se está derrumbando"
Mentira piadosa 4: "¿Qué se está derrumbando, si estamos mejor que nunca?"

Y la última no era tan mentirosa, aunque más bien debería haber dicho: "Ya se derrumbó todo hace mucho... pero

¿por qué no lo reconstruimos?".

domingo, 14 de octubre de 2007

Memorias de una remerita

Otra de mis excentricidades es que suelo tener buena memoria para cosas estúpidas, rebuscadas y completamente inútiles, al mismo tiempo que me olvido de las cosas básicas. (Por ejemplo, a lo mejor voy a rendir mis exámenes y no me acuerdo qué era una empresa, pero me puedo acordar perfectamente de que el LSD es dietilamida del ácido lisérgico...) (Pd: acabo de buscar eso en wikipedia, pero sólo para chequear que era cierto... y sí... mi memoria acumuladora de porquerías no falla...) (ésto de poner paréntesis en mis primeros párrafos ya es vicio).

Y la regla también se cumple para recordar películas malas. Fuimos un día con mi novio a Blockbuster. Él me señaló una película, "Spun", y me dijo si quería verla. Yo le dije que la habíamos visto. Él me dijo que no podía ser porque estaba marcada como "estreno gold".

Me dijo que era imposible que yo la hubiese visto, y todavía más inverosímil que la hubiésemos visto juntos. Me dijo que era una mentirosa. Yo le dije que la iba a alquilar sólo para demostrarle que no mentía. Me dijo que me apostaba cualquier cosa a que él no la había visto.

Me dijo que si él ganaba tenía que acompañarlo a dar clases de botánica a niños huérfanos africanos. Naaa, se sobreentiende que pidió algo mucho menos profundo (va profundo sí, pero en otro sentido...) Yo pedí $500.- Se negó. Ofreció $100.-

Lo que él pedía valía mucho más que $100. Me sentí frustrada. Tanta clase de negociación y no podía conseguir $500 mugrosos. Pero como estaba segura de que ya había ganado, no me importaba y acepté.

Me preguntó dónde y cuándo habíamos visto la película. Le dije que en su casa hacía uno o dos años atrás, y que la habían pasado por el cable. Mientras hacíamos fila para pagar no dejó de humillarme gritando que era una mentirosa. Una vil rata mentirosa. Cantaba y bailaba diciendo que iba a disfrutar mucho de mis "profundidades".

Llegamos a la caja y con tono victorioso le preguntó al empleado "¿Existe alguna remota posibilidad de que un estreno gold lo hayan pasado por el cable?". El pobre empleado puso cara de "pobre inocente consumidor estafado" y de "se supone que no tengo que decir esto"... y dijo "Y... mirá... yo el otro día vi tal película por cable... y... acá... está como estreno..."

Igual él seguía convencido de que había ganado. Fuimos a casa, pusimos la película... y obviamente yo gané. Sí habíamos visto la película, juntos, dos años atrás, por cable. Para variar mi novio se enganchó de nuevo con la película y se quedó mirándola. Yo me quedé leyendo la revista del cable... (sí hasta la guía de programación era más interesante que esa película). Mientras tanto, mi abuela y su hermana miraban escandalizadas las escenas de sexo de la película y murmuraban "en nuestra época los hombres miraban estas películas solos.... yo no sé... esta juventud de ahora..."

Ahhh, y con mi plata me compré esta remerita...

Y fui feliz. Muy feliz. Gracias Blockbuster!!! Si ustedes no estafaran a sus clientes no tendría mi remerita!!! (mmm... y en la foto saldría en bolas...)

(A mi novio: si no te gusta la foto jodete por apostar boludeces...)

Definitivamente, no hables con extraños

Espero que se acuerden de mi manía de hablar con extraños (si no se acuerdan vayan y lean "No hables con extraños", no sean perezosos. Y no les pongo directamente el link porque yo sí soy perezosa). Aquella experiencia fue bastante grata... esta que voy a contarles hoy.... DEFINITIVAMENTE NOOOO!!!!!!!!!!!

Estaba llendo a la casa de una amiga. Ella vive en una zona bastante transitada, asique había unas cuantas personas caminando alrededor mío. Una de esas personas empieza a hablarme. Era un hombre, de unos 40 años. Me dijo que hacía mucho calor.

A mí me sonó simpático. Y sí, hacía mucho calor esa tarde, asique le respondí. Me siguió hablando. Me contó que él no era de mi ciudad (siempre me tocan extraños y extranjeros), que era de un pueblo más chico que tenía mejor clima, etc, etc, etc. Dicen que la gente de pueblos chicos está acostumbrada a ponerse a hablar con cualquiera, y entonces yo seguí hablándole.

Hablamos más que nada del tiempo. Después me preguntó mi edad, y si tenía novio. Hasta ahí todo iba bien. Hasta que de repente preguntó: "¿Y chupás bien la pija?".

No me sorprendió la pregunta. No era la primera vez que alguien me decía algo desubicado y obsceno por la calle. Lo que me asustó fue que lo preguntó con la misma entonación, con la misma tranquilidad con la que habíamos estado hablando del clima. Fue entonces que me di cuenta que el tipo estaba completamente loco.

Le puse cara de "buscate un buen psiquiatra, imbécil" y me fui. Crucé la calle tan rápido que casi me atropella un colectivo. Toqué el timbre en la casa de mi amiga. Tenía la leve esperanza de que el tipo no me siguiera. Pero volvió a aparecer justo cuando mi amiga me abría la puerta de su edificio. Él agarró la puerta. Me dijo "en serio, no te vallas, ¿me mostrás tu lengua?". Yo entré. Él se quedó en la puerta.

Por unos instantes pensé que ya estaba. Me encontré en un edificio oscuro, con la única salida bloqueada por un psicópata, mi amiga muy lejos para escucharme y ayudarme. Me resigné a la idea de que me iban a violar violentamente y me iban a cortar en rodajitas.

Pero me tocó un psicópata respetuoso (estoy empezando a notar que tuve mucha suerte en mi vida). Se quedó todo el tiempo en la puerta. Nunca entró. Se quedó ahí insistiendo con que le muestre la lengua. Llegó el ascensor. Me subí. Cerré las puertas en tiempo récord.

Y eso fue todo... Por suerte...

lunes, 8 de octubre de 2007

0 desperdicios

Lo había besado de una forma que no debía, en un lugar dónde no debía, en un momento en que no debía. Como resultado de esa larga sucesión de cosas indebidas había más cosas en mi boca que no debían estar ahí. (Ya sé que suena asquerosamente poético, pero si a alguien se le ocurre una forma mejor y delicada de escribir ésto que me avise.)

Y yo quería deshacerme de las cosas indebidas. Caminé los escasos metros que separaban ese lugar de otro más apropiado. Fueron como unos seis interminables metros de rogar que nadie apareciera a preguntarme alguna estupidez, o a abrazarme estilo oso koala diciendo "Como andás tanto tiempo? Qué tal tus exámenes?".

Finalmente pude eliminar toda evidencia de mis actos no protocolares. Y en ese instante en que pensaba que nunca más iba a hacer esas cosas y demás estupideces, tuve una especie de revelación divina: ¿No será mucho más fácil y simple tragar esas cosas???

Bueno, para los que todavía no se hayan dado cuenta, sí, este post trata sobre sexo oral. Supongo que es entendible que algunas mujeres lo consideren desagradable o antihigiénico y se nieguen a hacerlo (En todo momento cuando digo "mujeres" léase también "hombres"...), también me parece comprensible que algunas accedan a a hacerlo sólo bajo estrictas condiciones de que nada las ensucie. Lo que no termino de entender es ese dilema tragar vs escupir.

El dilema existe. A los hombres les encanta preguntarlo, lo que pareciera indicar que una cosa les resulta más sexi u osada que la otra. Por otro lado pareciera que las mujeres consideran una cosa más asquerosa o inmoral que la otra. Pero, ¿Cuál es la bendita diferencia?

¿Alergias? ¿Intolerancia? ¿Acidez? ¿Demasiadas calorías? Bueno, si el problema son las calorías hay unas notas muy interesantes en la revista cosmo que pueden solucionar el problema (ver Chica anticosmo). Por mi parte, mi mamá me enseñó que las nenas buenas no andan escupiendo...

Y bueno, espero que aporten cosas interesantes para resolver el dilema...

Besos!!! (pero de los "correctos")

viernes, 5 de octubre de 2007

Aprendiendo a contar con Ovejita

Hola mis queridos alumnitos de la salita naranja!!! Hoy les preparé una clase muy bonita dirijida especialmente a los programadores de Blogger (si ud no es programador de Blogger, es decir, si su edad mental sobrepasa los cuatro años, puede prescindir de esta clase).

Hoy vamos a aprender a contar!

Ejercicio número 1: ¿Cuántas ovejitas ven acá?

Muy bien!!! Es una ovejita. Y el número uno se escribe así: 1.

Ejercicio número 2: Y ahora.... ¿Cuántas son las ovejitas?

Pero qué rápido que aprenden!! Sí, son dos ovejitas. Y el número dos se escribe así: 2.

Ejercicio número 3: Cuidado que se va complicando... ¿Cuántas ovejitas hay acá?

Felicitaciones!!! Son tres ovejitas. Y el número tres se escribe así:3.

Ejercicio número 4: Y ahora el último ejercicio, y después de eso vamos todos al recreo a jugar en el arenero... ¿Cuántas ovejitas hay acá?

Siiiii!!!!! Qué alumnitos inteligentes!!! Son cuatro. Y cuatro se escribe así:4.

Ok. Ahora que mis criaturitas saben contar... hay que empezar a aplicar lo que aprendimos. Por ejemplo: La cantidad de entradas que contienen la etiqueta de "Mi muy emocionante vida sexual" son cuatro. Cuatro y no tres. Y el número cuatro se escribe así --->4 y no así --->3.

Por ende estaría bueno que al lado de la etiqueta "Mi muy emocionante vida sexual" apareciera el número 4, y nooooo el 3.

Espero que hagan su tarea y la próxima clase les enseño a contar hasta seis (así me arreglan también la etiqueta "La Blogsfera y sus fastidios"). Esmérense que el que mejor haga sus deberes se lleva un sellito y también se puede llevar a la maestra... ehh.. digo a la tortuga del jardín por una noche.

Hasta la próxima!!!

martes, 2 de octubre de 2007

Hogar, dulce hogar

Cuando tenía 13, una amiga mía y yo teníamos el inocente pasatiempo de salir a andar en bicicleta por el barrio (mi barrio era muy bonito, tenía calles enredadas, con muchos arbolitos, mucho pastito, no había edificios, y bueno no voy a seguir describiendo porque sé que a nadie le importa. A lo mejor le importe al asesino serial que me quiere venir a quemar lo pezones pero ya no vivo allí. Y para los que todavía no se hallan dado cuenta, estos paréntesis no son más que un intento descarado de robar espacio.).

En fin, el problema de nuestro pasatiempo era que no presentaba mucha compatibilidad con otros pasatiempos populares, como el de robar bicicletas. Conclusión que mi bicicleta no duró mucho. Bueno, en realidad sí duró, pero no en mi manos.

Escuché que alguien corría atrás mío. Pensé que era alguien conocido y frené (ya les dije que mis instintos de supervivencia no funcionan bien). La personita se subió a mi bicicleta y se la llevó. La verdad que no fue del todo desagradable. El tipo no me dijo "muchas gracias por su bicicleta señorita", pero fue bastante educado.

Yo estaba bien, y feliz. No iba a tener más bicicleta, pero la verdad mucho no me importaba. Me fui caminando alegremente a mi casa. La alegría me duró menos que la bicicleta.

En el camino a mi hogar, dulce hogar, me encontré a mi dulce madre. Resulta que mi vecina de enfrente había visto a un tipo con una bicicleta exactamente igual a la mía, le pareció sospechoso y le fue a avisar a mi familia y salieron todos a buscarme.

Yo dije "y bueno, no tengo más bicicleta" alegre y resignadamente (existe esa palabra?). Ella empezó a gritarme, y a decirme todo tipo de cosas horribles. No recuerdo exactamente todas las palabras, tampoco quiero recordarlas. Pero repitió una y otra vez que estaba contenta de que me hubiese pasado, que así iba a entender que la calle era peligrosa. "Me gusta, me gusta", "Te lo merecías". Lo gritaba apasionadamente, frente a mi amiga, mi vecina y una amiga de mi vecina que miraba todo con cara de "Yo vine a ver la novela y pintarme las uñas y me traen a presenciar dramas familiares".

Sí, ya sé lo que están pensando. Que todos podemos reaccionar así. Sólo era temor, estrés, y una forma distorsionada de amor... Bueno, nunca se retractó. Nunca me preguntó si estaba bien. Nunca se disculpó por su actitud. Sigue defendiéndola como correcta. Por suerte a mí me robaron algo mío. A mi hermana le robaron una cámara de ella que aún hoy le sigue reclamando...

viernes, 28 de septiembre de 2007

Por ahí no!!

Me acuerdo que cuando era chica vivía en un barrio que era un enredo de calles. Cada vez que festejaba mi cumpleaños, junto con la tarjetita de invitación tenía que enviar un planito con instrucciones (todavía no existía google earth).

Ahora crecí. Ahora no vivo más por esos lados. Pero sin embargo tengo que seguir repartiendo mapas para que "me festejen mis cumpleaños". No sé por qué a los hombres les gusta tanto desviarse y meterse por dónde no deben. Será que los caminos están muy cerca uno de otro. Será que simplemente tienen espíritu aventurero. Será que les gusta andar conquistando nuevos territorios.

Supongo que es comprensible. En algún punto yo también sentí la necesidad de inaugurar alguna ruta alternativa. Si no todo se vuelve aburrido y monótono. Pero a veces las ideas son más interesantes que los hechos.

Pero en fin, ante el inevitable hecho de tener que permitir el paso por aquellas zonas, por lo menos me gustaría repasar algunas reglas de tránsito:

Observe el semáforo y espere luz verde para ingresar; Disminuya la velocidad, no es una autopista; No arroje residuos; Cuando salga no intente meterse por otros caminos!!!

Bueno, espero que conduzcan con cuidado, que no choquen y que no los multen.

Besoss!!!

jueves, 27 de septiembre de 2007

Reconciliaciones

Egoístas, soberbios, mentirosos, contradictorios, débiles, desleales, vulnerables, estúpidos, perezosos, inconstantes, miedosos, raros, perversos, obsesivos, evasivos, irresponsables, descuidados, ignorantes...

Todos los humanos tenemos defectos. Todos cometemos errores. Todos tenemos un lado oscuro. Todos. Enfréntenlo. Todos: Vos, yo y todos tus seres queridos. Y cuánto más tardes en aceptarlo más te va a pegar la vida, más te va a agredir, más te va a desilusionar.

Yo también tengo uno. Y acá está publicado. No porque me enorgullezca tenerlo. Pero para amar hay que conocer, para conocer hay que ver. Ver todo, no sólo lo que nos gusta, todo.

Me niego a mostrar sólo una parte de mí, me niego a sentirme alienada, dividida en dos. No soportaría nunca el hecho de ser amada a medias. Yo soy así. Con mis cosas bonitas, con mis cosas feas, así.

Yo decidí reconciliarme con mi lado oscuro, con mi otra yo. Porque no es otra yo. Soy yo. Y al reconciliarme conmigo siento que me puedo reconciliar con todos ustedes y con la vida. Y no concibo otra forma de vivir.

Supongo que soy muy joven para dar recomendaciones. Pero como sea:

RECONCÍLIENSE CON ESA MALA PERSONA QUE LLEVAN DENTRO!!!

Asuman que su perro está con ustedes sólo en busca de comida y seguridad.

Asuman que los humanos tenemos nuestra parte buena, y que no vale la pena alejarse sólo por no querer aceptar la parte mala.

Porque la parte mala está ahí, y es probable que se quede un buen rato ahí.

Pero la parte buena también.

martes, 25 de septiembre de 2007

Malditos párrafos

Estimado Blogger: Quiero mis párrafos separados por una línea. Sí, no los quiero todos pegoteados, no los quiero separados por un abismo. UNA SOLA LÍNEA!! UNA SOLA!! NO ES TAN DIFÍCIL!!! AAAAAARGHH!

Perdón por usar un post para esto, pero es que ya no sé por qué medio decirle a esta cosa cómo quiero mis párrafos. Por alguna extraña razón a algunos los junta inseparablemente, a otros les mete 23 espacios en el medio.

Por ende no me quedó otra opción que meterme (otra vez) a toquetear el html (algo de lo no tengo ninguna idea, para mis posibles nuevos lectores). Como era previsible me encontré con toda clase de porquerías indescifrables. Pero bueno le metí en el medio unas etiquetitas chongas, y seguramente pasadas de moda de p y /p. Y bueno funcionó.

Así que, para todos aquellos de mis lectores que se masturban admirando la belleza de mis códigos html, espero que sepan disculpar las molestias...

viernes, 21 de septiembre de 2007

No hables con extraños

Por alguna odiosa razón tengo la costumbre de ser mucho más simpática, abierta y comunicativa con los "extraños" que con los "conocidos". Quizás el destino quiere unirme a esos extraños. Quizás se debe a la sensación liberadora que produce un nuevo comienzo (sobre todo porque arruiné la mayoría de mis relaciones). Quizás se debe simplemente a que mis instintos de supervivencia están funcionando horriblemente mal...

La verdad es que no me importan mucho las causas porque ya hay unos cuantos extraños grabados de manera indeleble en mi memoria. A uno de ellos lo "conocí" caminando desde la facultad hasta mi casa. Estaba cruzando una calle, él apareció por atrás, se paró al lado mío y me dijo que era hermosa. No lo dijo en tono "te quiero partir en ocho mami", lo dijo más bien con la dulzura y la inocencia de un niño mirando la vidriera de una juguetería. (ok, de más está decir que esa fue simplemente mi impresión y que de ninguna manera descarto la posibilidad de que fuera un psicópata asesino violador).

Yo estaba de muy buen humor ese día asique sonreí. Cruzamos la calle y me siguió hablando. Me preguntó mi nombre y dónde vivía. Traté de inventar un nombre y una dirección falsos lo más rápido posible. Supongo que me me dijo su nombre. También me dijo que no era de mi ciudad, que había venido a jugar al fútbol. Caminamos juntos como unas 6 cuadras más. En un punto él tuvo que doblar y se despidió. Me besó (en mis cachetitos nada más) y me dijo que había sido un gusto "conocerme" (no recuerdo las palabras exactas, algo así como "un gusto conocerte Florencia"). Yo contesté "Igualmente" y cada uno siguió su rumbo.

No es mi intención compartir con ustedes los detalles del episodio sino más bien la serie de dilemas filosóficos que desencadenó.

¿Existirá alguna paradoja en la frase "un gusto conocerte" seguida de un nombre falso? ¿Serán los nombres simplemente un accesorio? ¿Desde cuándo uno conoce oficialmente a una persona? ¿Cuándo se pasa de ser extraño a ser conocido? ¿Cómo discrimina nuestro cerebro las amenazas de las oportunidades? ¿Cuántas veces caminaron a la par de otros seres humanos sin intercambiar ninguna frase, ningún gesto? ¿Alguna vez sintieron el deseo de romper los esquemas y romper la rutina y relacionarse con un completo extraño?

jueves, 20 de septiembre de 2007

No me mires, no te toques

Hoy pensaba escribir el clásico post con el ranking de mis canciones favoritas, o el ranking de mis videos favoritos de youtube, o una recopilación de las fotos de todas mis mascotas, desde el primer hamster hasta mis actuales poodlles, pasando por mi mascota virtual que murió trágicamente en un lavarropas. O mejor!!! marcarles mi barrio en Google Earth!!!

Todas muy bonitas ideas que seguro no ven la hora de que se hagan realidad. Pero bueno, recibí un mail de Francisco en el que me sugería hablar (va... escribir) sobre las sensaciones que me generaba la idea de que alguien se masturbe con mis fotos (haciendo referencia a las fotos de mi post anterior). Y bueno, me gustó la idea. Así que les pido disculpas por escribir sobre un tema tan aburrido y poco interesante como la masturbación y les prometo que pronto les marcaré los monumentos históricos de mi ciudad en Google Earth. (voy a escribir algo más entre paréntesis porque no quiero que mis dos párrafos terminen en Google Earth... ouch!)

Bueno, basta de boludeces e ironía y volvamos al tema que nos congrega. Mi primer respuesta a la pregunta sería que la sensación es gratificante. Hay tantas mujeres hermosas en el planeta (mucho más hermosas que yo, y no es falsa modestia) y conseguir fotos de ellas por internet no cuesta más que apretar unas cuantas teclas y unos cuantos clicks. También hay que tener en cuenta que Internet es el receptáculo más grande de pornografía que jamás haya existido. Por lo tanto, ante tanto material erótico disponible, tengo que confesar que es un gran halago que alguien elija una foto mía.

A las mujeres nos gusta ser sexualmente atractivas. Si no nos gustara, para qué gastaríamos tanto en cremas, maquillaje, ropa, cirujías estéticas, botox, rejuvenecimientos vaginales, blanqueos anales y demás??

Pero como debe haber muchas mujeres a las que la idea de que se toquen con ellas les repugna, estuve reflexionando un poco más profundamente el tema. Y sí, en algunas circunstancias sería repugnante. Como por ejemplo que algún psicópata sexual, violador, asesino serial se masturbe con mis fotos fantaseando con venir a buscarme algún día, para estrangularme y quemarme los pezones con cigarrillos.

También me imaginé cosas bizarras que realmente no sé si catalogar de repugnantes, agradables o indiferentes. Como que alguno de mis profesores se masturbe conmigo, o algún familiar, o Clinton (si le dió a la Lewinsky por qué no?)

Conclusión, masturbense todo lo que quieran. Siempre y cuando sus fantasías sean sanas, están oficialmente autorizados. Y si no son sanas, por favor, no intenten hacerlas realidad!!! Y para terminar quería decirles que si algún día se me antoja masturbarme con alguno de mis lectores

LO VOY A HACER....

y si a alguno le molesta, voy a fingir que me importa y que no se va a repetir...

PERO LO VOY A SEGUIR HACIENDO

martes, 18 de septiembre de 2007

En bolas, pero por una buena causa

No sé a ustedes, pero a mí me encanta andar en pelotas por la vida. Trato de taparme porque hay personas que se sienten incómodas viendo a otras en pelotas, y también hay otras que automáticamente interpretan tal apertura como una invitación a tener sexo desenfrenado (lo cual no siempre es cierto). Pero en general me encanta andar en bolas y que me saquen fotos.

Parece ser que no soy la única a la que le gusta ser fotografiada en bolas, el problema es que es algo mal visto por la sociedad. Recientemente me enteré que una policía de mi país fue despedida porque se sacó unas fotitos sugestivas luciendo su uniforme. También leí que hubo un gran escándalo luego de que aparecieran unas fotos de la minita de High School Musical en bolas.

Ante tanta censura, cada vez que una celebridad tiene ganas de mostrarse en pelotas, no le queda otra opción que fingir que lo hace por una buena causa. Y bueno, esta es la única explicación que le encuentro yo al fenómeno de las ecologistas que se muestran en tanga por la contaminación y por el abuso de animalitos. No creo que las personas sinceramente preocupadas por estos fenómenos vayan a sentirse movidas a actuar por ver un culo lindo con un cartel de "salve a las ballenas".

Pero, bueno, algo es algo. Asique decidí fundar el movimiento "En bolas por una buena causa". Acá les pongo un par de fotitos mías. Espero que muchos de ustedes se sumen y colaboren enviándome sus fotos a mi mail

lobosyovejitas@hotmail.com.

A posar en pelotas!!!! No vaya a ser que se sigan muriendo las ballenas!!!

viernes, 14 de septiembre de 2007

Estaré escribiendo mucho??

Siempre me hice dos grandes preguntas:

1) ¿Con qué frecuencia se supone que hay que tener sexo?

2) ¿Con qué frecuencia se supone que hay que escribir en un blog?

No sé, pero cada vez que me quiero meter en mis blogs favoritos, encuentro más o menos lo mismo. Y teniendo en cuenta que ellos son la mayoría, y las mayorías nunca se equivocan porque así lo dispusieron los revolucionaron franceses, calculo que yo debo estar escribiendo demasiado. Calculo también que debo estar más al pedo que la mayoría de los mortales.

Por otro lado, sospecho también que la gente tiene sexo con más frecuencia que yo. Todo esto me lleva a concluir que tengo que escribir menos para garchar más. Asique sepan disculpar si me ausento por un tiempo....

Después les subo fotos...

jueves, 13 de septiembre de 2007

Etiquetas

A lo mejor leyeron por algún lado que soy antisocial. A lo mejor también leyeron que en parte es culpa de mi familia, parte culpa de circunstancias aleatorias, gran gran parte culpa mía.

Sobre todo culpa de mi cerebro. Tiene la costumbre de etiquetar a la gente. Apenas aparecen en mi vida ya lo sé todo. Qué quieren, qué buscan, qué me van a decir, qué van a hacer. Quizás a alguna parte de mí le causa placer este ilusorio conocimiento y control de algo tan impredecible como otro ser humano.

Como ya los tengo a todos prolijamente etiquetados, no es necesario que me moleste en profundizar la relación. Ya sé en qué terminará. Ya sé qué me podrían aportar (generalmente nada). En este mundo en el que la información nos atraganta (todo culpa de google y wikipedia) hay que etiquetar todo. Y hay que etiquetar todo rápido.

A pesar de mi terquedad cada tanto alguien se las ingenia para arrancarse su etiqueta y me sorprende. Algunas sorpresas son algo terroríficas. No es lindo que las personas se escapen del esquema tan cómodo y manejable que con mucho esfuerzo armo.

Aunque debo reconocer que la mayoría de las sorpresas han sido muy gratas. Porque para eso estamos los humanos, para arrancar las etiquetas, para romper los esquemas, para sorprender a algún distraído.

Y bueno... A vos no sé cómo etiquetarte... vas bien...

significa que ya empezaste a sorprenderme.

***Este post está especialmente dedicado a Francisco, autoproclamado fan número uno de este blog***

martes, 11 de septiembre de 2007

¿Revolucionarios u ovejitas?

Parece que hay una especie de moda de pegarle al cristianismo. Y como no hay nada que me guste más que ir en contra de las masas, he aquí mi defensa a esta golpeada religión, una defensa retorcida, caprichosa e inverosímil, pero defensa al fin:

Boludés masiva 1: "La Iglesia es una gran mentira que basa su legitimidad en escrituras de dudosa procedencia". Ok, en parte es verdad. Eso de que los que escribieron las Sagradas Escrituras estaban inspirados por el Espíritu Santo, los que eligieron cuáles escrituras estaban inspiradas y cuáles no, también estaban inspirados por el Espíritu Santo, todos los que las enseñaron y las transmitieron también estaban inspirados por el Espíritu Santo; eso de que todo lo que no sea muy claro sea considerado un "misterio de fe", etc, etc, etc... Sí, todo suena un poco sospechoso.
Pero, mis estimadas ovejitas, con una mano en el corazón, si en esas escrituras Jesús nos exhortara a dormir, garchar, comer papas pringles, mirar Gran hermano todo el día, nadar en pelotas, ver videos de celebridades teniendo sexo, y demás.... ¿Desconfiaríamos tanto???

Boludés masiva 2: "El Papa es un miserable, el vaticano podría erradicar el hambre en el mundo". No. El vaticano NO ES COMESTIBLE. No es masticable, no es nutritivo, es más, intuyo que debe ser algo tóxico. O sea que lo único que el Papa podría hacer sería vender el Vaticano, es decir ofrecerlo a otras personas a cambio de algo comestible, que sí pueda erradicar el hambre mundial.
Conclusión: Si ud. tiene excedentes de comida, DÓNELOS!!!! DÉJESE DE ROMPER LAS PELOTAS, DE CRITICAR Y DE ESPERAR UN PEDAZO DE VATICANO A CAMBIO Y DONE, MISERABLE!!!!

Boludés masiva 3: "El código Da Vinci me hizo reflexionar profundamente sobre mis convicciones cristianas". Claro, porque los humanos somos así. Mensajes transmitidos durante años y años nos infunden sospechas. Sin embargo aparece un tal Dan Brown (una simple personita del montón que un día se levantó y pensó: "Si sigo grabando canciones de ranas felices me voy a cagar de hambre, mejor me dedico a escribir una novela donde Jesús se empome a Magdalena") y todos vamos y ascendemos su creación a la categoría de verdad divina.

Boludés masiva 4: "El mensaje cristiano de sacrificarse y purificarse es degradante". Aparece una película donde un integrante del opus se da latigasos para purificarse y demostrar su amor a Dios y sale todo el mundo a decir que el cristianismo es degradante. Millones de mujeres se hacen tajos en las tetas para ponerse plásticos que las hagan parecer más tetonas y sale todo el mundo a preguntarles la dirección del cirujano plástico.

Boludés masiva 5: "Soy cristiano, pero no de los que van a misa y se casan vírgenes". Eso no es ser cristiano. Por definición, los cristianos van a misa todos los domingos, no se masturban, tienen sexo sólo con sus esposas/esposos los cuáles son del sexo opuesto, no se divorcian, no usan preservativos. Si ud adhiere sólo a algunas de la ideas cristianas, felicitaciones!, ud acaba de fundar una secta.

Boludés masiva 6: "Soy revolucionario y me la re banco porque estoy en contra de la iglesia". No, ud no es ningún revolucionario, no es más que otra de las millones y millones de personas que han decidido vivir fuera de los términos establecidos por la iglesia. Los verdaderos revolucionarios son los que siguen todo al pie de la letra a pesar de nuestras críticas, de nuestro desprecio, nuestro rechazo y mis fotos en bolas. Dudo que alguno ande por mi blog, pero a todos ellos mis mejores deseos y mucha fuerza.

Al resto, sigamos al rebaño, como siempre lo hicimos...

viernes, 7 de septiembre de 2007

Patito feo

Alguna vez mencioné que pasó mucho tiempo hasta que algún hombre me considerara atractiva. Sí. Resulta que como dije antes, de chica era fea. Aparte de vestirme mal, peinarme mal y tener anteojos gigantes marrones, por alguna razón mi desarrollo se dio muy lentamente. Siempre parecía 2 o 3 años más chica (todavía hay personas que se piensan que tengo 16 años, pero tener 22 y parecer de 16 es hot, tener 13 y parecer de 10 es terrible y traumatizante).

Yo me veía linda, pero supongo que todos nos debemos ver bonitos. Asique buscaba más bien una confirmación exterior, y sobre todo una confirmación masculina, que no se daba...

Nunca nadie gustó de mi en la primaria. Mientras mis amigas tenían montones de novios y pretendientes a mi no me miraba nadie. Una vez un compañero de la primaria estaba persiguiendo a unas chicas para tocarlas. Por casualidad en medio de la persecución se topó conmigo. Yo me di vuelta para ver qué pasaba, nada más. Y él me dijo: "Qué mirás, a vos ni loco te toco el culo".

Él no, pero mi papá si. Tenía esa odiosa costumbre. No era ninguna especie de abuso sexual (Aclaremos, mi familia está un poco enferma, pero no llegaron nunca a eso), era simplemente un gesto cariñoso al pasar. Yo lo interpretaba como que evidentemente no me consideraba mujer. De lo contrario se cuidaría de no hacer esas

Después en la secundaria un amigo me dijo que él nunca le pegaba a las mujeres. Yo le dije que a mi siempre me pegaba. Y él aclaró "A las mujeres, no a las marimachos como vos".

Ok, creo que no es necesario que siga con la patética narración de los hechos que hicieron mi infancia tan triste y miserable (bueno, tampoco fue para tanto). Para resumir, la gente, más específicamente, los hombres me veían horrible.

A los 14 me saqué los lentes y empecé a usar lentes de contacto. A los 14 también fue mi primer beso. Empecé a ganar más seguridad, a vestirme mejor, a peinarme, a maquillarme. Descubrí las bondades de los correctores, de los corpiños con relleno y de los pantalones ajustados. Supongo que el crecimiento de autoestima se notó externamente. (No sé en qué cosas se fijarán los hombres, pero personalmente, por más que un hombre sea chueco, narigón, deforme, lo que sea, si se mueve con actitud de "Qué hermoso soy", para mi es IRRESISTIBLE)

A partir de ahí los hombres empezaron a prestarme algo más de atención. Y bueno, eso me puso tan feliz, que cualquiera que que me deseara, me tenía. (cualquiera, cualquiera no, pero más o menos).

Empecé a regalar mi amor a quién lo pidiera (forma poética de decir que me revolcaba con cualquiera), lo único que resguardó mi virginidad hasta los 18 años fue el simple hecho de que nadie osó intentarlo antes...

Y bueno, todo culpa de mi papá.

Más misterios

El otro día descubrí que podía corregir la ortografía de mis entradas. Es que no aprendo muy rápido. Me ilusioné, ya no iba a tener que buscar más las palabras por google para saber cómo se escribían. Así que, cargada de esperanzas apreté el mágico botoncito sólo para descubrir que tooodo se pintaba de un horrible amarillo pato.

Sí, había cometido algún que otro sacrilegio ortográfico que haría que Cervantes se revolcara en su tumba. Pero además de eso se marcaron palabras que yo creía que existían como "Potus", "Web", "Empatía", "Desubicado", "Neocórtex", etc, etc, etc.

No sé qué clase de persona iletrada de vocabulario evidentemente despojado habrá programado esa función. Porque yo no uso palabras sofisticadas.

En fin, otro gran misterio de google....

Pd: web????? en google no me reconocen la palabra web????? pero estamos todos locos????

El comienzo del fin

Tenía 15 años. Mi abuela empezaba a ponerse más y más insoportable. No podía llevar amigos a casa (los pocos que tenía) porque ella siempre tenía algo desubicado y odioso que decirles. Decía que yo me estaba poniendo gorda (pesaba 40 kg). El único lugar tranquilo de la casa era la terraza (el único que ella no podía alcanzar) pero cada vez que subía, empezaba a protestar y decía que yo iba a romper el techo. Porque cualquier cosa que yo tocara, cualquier cosa a la que me acercara, yo la iba a romper.

Estaba cansada de sus comentarios huecos, ilógicos y destructivos. Empecé a expresar abiertamente mi descontento. Más abiertamente que de costumbre. Cada pequeña palabra que ella pronunciara desataba un ataque de furia por parte mía. Después de gritarle sobre lo equivocada que estaba, le devolvía sus insultos (y a veces esquivaba sus golpes), me encerraba en mi pieza y no hablaba con nadie.

Mientras me encerraba venía de vez en cuando algún integrante de la familia a buscarme para que fuera a comer. Generalmente de manera poco amistosa. Siempre me culpaban a mí por arruinar la paz familiar.

Hasta que me rendí. Un día, mientras lloraba en algún rincón de la casa por los maltratos de algún miembro familiar se acercó mi papá a ver que pasaba. El recién llegaba del trabajo. Le conté por qué estaba mal. Le dije que sabía que era una estupidez insignificante, pero que las estupideces de todos los días se me acumulaban y acumulaban. Él me dijo que yo era muy chica y que no debía preocuparme, pero que él tenía muchos problemas en el trabajo, y prefería llegar y encontrar las cosas tranquilas.

A lo mejor a muchos les parecerá una interpretación fría, injusta y sin compasión, pero yo traducí esa frase como "mmm... sos mi hija... asique tengo que fingir que me importa tu bienestar, pero la verdad, estoy cansado y no tengo ganas de ocuparme de tus problemas infantiles".

Ese día me levanté de mi rincón y me senté a comer pacíficamente. Miramos televisión todos juntos, como una familia feliz. Y así todos los días subsiguientes. Jamás volví a protestar por nada. Pero las cosas jamás volvieron a ser lo que eran. A mi abuela simplemente no le presté más atención. La anulé de mi vida. Es como un objeto más de la casa, un potus.

Unos días atrás mi mamá vino hablarme. Estaba preocupada por mi hermana. Mi mamá estaba pensando separarse de mi papá, y mi abuela le había estado llenando la cabeza a mi hermana diciéndole cosas horribles como que la familia se iba a destruir y que mi papá ya tenía otra mujer. Me pidió que hablara con mi hermana, que le enseñara mi forma de manejar a mi abuela. La misma forma que había catalogado siempre de "inmadura".

martes, 4 de septiembre de 2007

SOS!!! No entiendo nada de diseño!!!

La verdad es que el diseño web no es lo mío. Aprendí algo de html en el colegio pero en esa época el html eran sólo etiquetitas boludas. Yo creía que era fácil y hasta me compré un libro. Así estuve como dos semanas frente a la computadora con mi librito, escribiendo códigos boludos de listas, tablas, marcos, mapas de imágenes y demás cosas inútiles. Recién cuando llegué a la mitad del libro me di cuenta de que el html por sí solo no servía para nada... Intenté darle un vistazo a cosas como java, flash, visual basic, php y demás sofisticaciones pero huí rápidamente....

Cuestión, que aún así no soportaba los cuadrados azules y chongos de mi plantilla, y no pude resistir la tentación de toquetearla. Es que mi naturaleza es así, todo tengo que toquetearlo (ver Ositos Hot), no importa que no entienda nada al respecto.

No tenía ganas de ponerme a dibujar asique agarré todos los puntitos, flechitas y demás y los pinté de rojo. Hasta ahí la cosa funcionó más o menos bien (los puntitos me quedaron medio fucsias pero bueno...) El problema fue la imagen para el título.

Resulta que intenté subirla unas 400 veces, y siempre se me achicaba. Asique la subí en otro lado, ni me acuerdo dónde, ni sé qué harán allí con mi foto, pero la subí y punto. Encima quedó con dos rayas grises al costado, o sea que tendría que volver a pintarla, y volver a subirla, pero no tengo ganas. Calculo que algo debo haber hecho mal porque cada vez que veo el blog y bajo, y después vuelvo a subir, a la imagen le falta un pedazo.

Mi pregunta es:
Cómo hago para que no le falten pedazos a la imagen? Yo sola la veo así o todo el mundo?
Hay 400 fotos mías perdidas por el ciberespacio, como las encuentro??? Cómo las bajo??? No me gusta desperdiciar espacio y quizás algún día me arrepienta de andar posando medio en bolas y se me antoje eliminar toda la evidencia...

Asique bueno, espero su ayuda

Indigestión

De los bocados desagradables que me tocaron en la vida algunos los escupí, otros los estoy masticando, otros los digerí y otros son una bola atascada en mi estómago. Si usted es un lector atento descubrirá que hay temas de los nunca hablo (los que escupí), otros que todavía estoy tratando de entender (los que estoy masticando, como mi frustrada vida social), otros que no tengo problemas en abordar con seguridad y humor (los que digerí, como mis fobias, y conductas sexuales) y otros que simplemente no termino de entender y que me lastiman.

El tema atascado es mi familia. No sé bien en qué punto comenzó todo, los que me conocen siempre me preguntan cuál fue el punto de inflexión, cuando dejé de ser la nena alegre y cariñosa para pasar a la indiferencia que me caracteriza ahora. Pero la verdad es que no hay un punto de inflexión en temas como estos. Ninguna persona podría estar tan desquiciada como para romper las relaciones con su familia a partir de un punto, un solo punto. Creo que más bien las cosas se fueron desviando, lentamente hasta llegar a dónde están ahora. Siempre va a ver episodios más memorables que otros, pero nunca es un episodio.

Hay personas a las que los golpes del destino las ponen más fuertes, y hay otras que se vuelven más pelotudas. Después de 22 años llegué a la conclusión de que mi abuela pertenece a ese segundo grupo.

No sé muy bien la historia, (porque no me llevo muy bien con ella), pero creo que sus padres se separaron cuando ella era muy chica, ella y su mamá se fueron a vivir por un lado y su hermana se fue a vivir con otros parientes. Mi abuela y su madre no estaban muy bien económicamente asique mi abuela tuvo que dejar el colegio y ponerse a trabajar. Cuando tenía 18 años su madre muere de cáncer. A los 19 se casa. Tienen una hija (mi mamá), aparentemente hubo un segundo embarazo. Según mi abuela, ella quedó embarazada de un varón pero mi abuelo no quería hijos varones y la hizo abortar. Según mi abuelo ninguna de sus mujeres nunca se hizo semejante práctica. Asique el tema del aborto es un gran misterio familiar. Luego de la separación hubo constantes peleas por la custodia de mi mamá. Mi abuelo no tuvo problemas en rehacer su vida amorosa deshacerla, y rehacerla unas 1000 veces. Para mi abuela las cosas no fueron tan sencillas. Durante un tiempo convivió con otro hombre que se terminó suicidando. Después del suicidio mi mamá y mi abuela quedaron bastante mal económicamente (y psicológicamente también, se supone).

Esa larga sucesión de golpes dio como resultado que mi abuela quedara con la madurez emocional de un chico de 7 años (no sé mucho de psicología, pero aproximadamente). No hace otra cosa que quejarse de todo. A mi mamá le dice que es una mala hija y que está gorda, a mi papá le dice que es un vago y que tiene muchas amantes, a mi hermana le dice que tiene granos y que está loca, a mí me dice que soy antipática, sucia, inútil, que me voy a pelear con mi novio y que soy, en sus palabras, "una porquería".

Todas esas cosas puedo comprenderlas ahora, después que mis años me dieran cierto manejo de mis emociones, algo de empatía y comprensión del contexto. Pero cuando uno es chico, es vulnerable a ese tipo de influencia negativa, sobre todo teniendo en cuenta la frecuencia. Mi abuela vive con nosotros, y no es que se comporte así muy de vez en cuando, es algo constante. Y no estoy exagerando.

Supongo que esto explica por qué se terminó la relación con mi abuela, pero no el resto. Bueno, no es tan así. Mis padres siempre me protegieron de todo. Aún hoy quieren irme a buscar a todos lados y cada vez que salgo me llaman unas 15 veces (creo que eso ayudó también a frustrar mi vida social). Y sin embargo nunca les importó lo que mi abuela me hiciera. Una vez me dijeron que entendían mi posición pero que esperaban de mi una reacción más "madura".