viernes, 28 de septiembre de 2007

Por ahí no!!

Me acuerdo que cuando era chica vivía en un barrio que era un enredo de calles. Cada vez que festejaba mi cumpleaños, junto con la tarjetita de invitación tenía que enviar un planito con instrucciones (todavía no existía google earth).

Ahora crecí. Ahora no vivo más por esos lados. Pero sin embargo tengo que seguir repartiendo mapas para que "me festejen mis cumpleaños". No sé por qué a los hombres les gusta tanto desviarse y meterse por dónde no deben. Será que los caminos están muy cerca uno de otro. Será que simplemente tienen espíritu aventurero. Será que les gusta andar conquistando nuevos territorios.

Supongo que es comprensible. En algún punto yo también sentí la necesidad de inaugurar alguna ruta alternativa. Si no todo se vuelve aburrido y monótono. Pero a veces las ideas son más interesantes que los hechos.

Pero en fin, ante el inevitable hecho de tener que permitir el paso por aquellas zonas, por lo menos me gustaría repasar algunas reglas de tránsito:

Observe el semáforo y espere luz verde para ingresar; Disminuya la velocidad, no es una autopista; No arroje residuos; Cuando salga no intente meterse por otros caminos!!!

Bueno, espero que conduzcan con cuidado, que no choquen y que no los multen.

Besoss!!!

jueves, 27 de septiembre de 2007

Reconciliaciones

Egoístas, soberbios, mentirosos, contradictorios, débiles, desleales, vulnerables, estúpidos, perezosos, inconstantes, miedosos, raros, perversos, obsesivos, evasivos, irresponsables, descuidados, ignorantes...

Todos los humanos tenemos defectos. Todos cometemos errores. Todos tenemos un lado oscuro. Todos. Enfréntenlo. Todos: Vos, yo y todos tus seres queridos. Y cuánto más tardes en aceptarlo más te va a pegar la vida, más te va a agredir, más te va a desilusionar.

Yo también tengo uno. Y acá está publicado. No porque me enorgullezca tenerlo. Pero para amar hay que conocer, para conocer hay que ver. Ver todo, no sólo lo que nos gusta, todo.

Me niego a mostrar sólo una parte de mí, me niego a sentirme alienada, dividida en dos. No soportaría nunca el hecho de ser amada a medias. Yo soy así. Con mis cosas bonitas, con mis cosas feas, así.

Yo decidí reconciliarme con mi lado oscuro, con mi otra yo. Porque no es otra yo. Soy yo. Y al reconciliarme conmigo siento que me puedo reconciliar con todos ustedes y con la vida. Y no concibo otra forma de vivir.

Supongo que soy muy joven para dar recomendaciones. Pero como sea:

RECONCÍLIENSE CON ESA MALA PERSONA QUE LLEVAN DENTRO!!!

Asuman que su perro está con ustedes sólo en busca de comida y seguridad.

Asuman que los humanos tenemos nuestra parte buena, y que no vale la pena alejarse sólo por no querer aceptar la parte mala.

Porque la parte mala está ahí, y es probable que se quede un buen rato ahí.

Pero la parte buena también.

martes, 25 de septiembre de 2007

Malditos párrafos

Estimado Blogger: Quiero mis párrafos separados por una línea. Sí, no los quiero todos pegoteados, no los quiero separados por un abismo. UNA SOLA LÍNEA!! UNA SOLA!! NO ES TAN DIFÍCIL!!! AAAAAARGHH!

Perdón por usar un post para esto, pero es que ya no sé por qué medio decirle a esta cosa cómo quiero mis párrafos. Por alguna extraña razón a algunos los junta inseparablemente, a otros les mete 23 espacios en el medio.

Por ende no me quedó otra opción que meterme (otra vez) a toquetear el html (algo de lo no tengo ninguna idea, para mis posibles nuevos lectores). Como era previsible me encontré con toda clase de porquerías indescifrables. Pero bueno le metí en el medio unas etiquetitas chongas, y seguramente pasadas de moda de p y /p. Y bueno funcionó.

Así que, para todos aquellos de mis lectores que se masturban admirando la belleza de mis códigos html, espero que sepan disculpar las molestias...

viernes, 21 de septiembre de 2007

No hables con extraños

Por alguna odiosa razón tengo la costumbre de ser mucho más simpática, abierta y comunicativa con los "extraños" que con los "conocidos". Quizás el destino quiere unirme a esos extraños. Quizás se debe a la sensación liberadora que produce un nuevo comienzo (sobre todo porque arruiné la mayoría de mis relaciones). Quizás se debe simplemente a que mis instintos de supervivencia están funcionando horriblemente mal...

La verdad es que no me importan mucho las causas porque ya hay unos cuantos extraños grabados de manera indeleble en mi memoria. A uno de ellos lo "conocí" caminando desde la facultad hasta mi casa. Estaba cruzando una calle, él apareció por atrás, se paró al lado mío y me dijo que era hermosa. No lo dijo en tono "te quiero partir en ocho mami", lo dijo más bien con la dulzura y la inocencia de un niño mirando la vidriera de una juguetería. (ok, de más está decir que esa fue simplemente mi impresión y que de ninguna manera descarto la posibilidad de que fuera un psicópata asesino violador).

Yo estaba de muy buen humor ese día asique sonreí. Cruzamos la calle y me siguió hablando. Me preguntó mi nombre y dónde vivía. Traté de inventar un nombre y una dirección falsos lo más rápido posible. Supongo que me me dijo su nombre. También me dijo que no era de mi ciudad, que había venido a jugar al fútbol. Caminamos juntos como unas 6 cuadras más. En un punto él tuvo que doblar y se despidió. Me besó (en mis cachetitos nada más) y me dijo que había sido un gusto "conocerme" (no recuerdo las palabras exactas, algo así como "un gusto conocerte Florencia"). Yo contesté "Igualmente" y cada uno siguió su rumbo.

No es mi intención compartir con ustedes los detalles del episodio sino más bien la serie de dilemas filosóficos que desencadenó.

¿Existirá alguna paradoja en la frase "un gusto conocerte" seguida de un nombre falso? ¿Serán los nombres simplemente un accesorio? ¿Desde cuándo uno conoce oficialmente a una persona? ¿Cuándo se pasa de ser extraño a ser conocido? ¿Cómo discrimina nuestro cerebro las amenazas de las oportunidades? ¿Cuántas veces caminaron a la par de otros seres humanos sin intercambiar ninguna frase, ningún gesto? ¿Alguna vez sintieron el deseo de romper los esquemas y romper la rutina y relacionarse con un completo extraño?

jueves, 20 de septiembre de 2007

No me mires, no te toques

Hoy pensaba escribir el clásico post con el ranking de mis canciones favoritas, o el ranking de mis videos favoritos de youtube, o una recopilación de las fotos de todas mis mascotas, desde el primer hamster hasta mis actuales poodlles, pasando por mi mascota virtual que murió trágicamente en un lavarropas. O mejor!!! marcarles mi barrio en Google Earth!!!

Todas muy bonitas ideas que seguro no ven la hora de que se hagan realidad. Pero bueno, recibí un mail de Francisco en el que me sugería hablar (va... escribir) sobre las sensaciones que me generaba la idea de que alguien se masturbe con mis fotos (haciendo referencia a las fotos de mi post anterior). Y bueno, me gustó la idea. Así que les pido disculpas por escribir sobre un tema tan aburrido y poco interesante como la masturbación y les prometo que pronto les marcaré los monumentos históricos de mi ciudad en Google Earth. (voy a escribir algo más entre paréntesis porque no quiero que mis dos párrafos terminen en Google Earth... ouch!)

Bueno, basta de boludeces e ironía y volvamos al tema que nos congrega. Mi primer respuesta a la pregunta sería que la sensación es gratificante. Hay tantas mujeres hermosas en el planeta (mucho más hermosas que yo, y no es falsa modestia) y conseguir fotos de ellas por internet no cuesta más que apretar unas cuantas teclas y unos cuantos clicks. También hay que tener en cuenta que Internet es el receptáculo más grande de pornografía que jamás haya existido. Por lo tanto, ante tanto material erótico disponible, tengo que confesar que es un gran halago que alguien elija una foto mía.

A las mujeres nos gusta ser sexualmente atractivas. Si no nos gustara, para qué gastaríamos tanto en cremas, maquillaje, ropa, cirujías estéticas, botox, rejuvenecimientos vaginales, blanqueos anales y demás??

Pero como debe haber muchas mujeres a las que la idea de que se toquen con ellas les repugna, estuve reflexionando un poco más profundamente el tema. Y sí, en algunas circunstancias sería repugnante. Como por ejemplo que algún psicópata sexual, violador, asesino serial se masturbe con mis fotos fantaseando con venir a buscarme algún día, para estrangularme y quemarme los pezones con cigarrillos.

También me imaginé cosas bizarras que realmente no sé si catalogar de repugnantes, agradables o indiferentes. Como que alguno de mis profesores se masturbe conmigo, o algún familiar, o Clinton (si le dió a la Lewinsky por qué no?)

Conclusión, masturbense todo lo que quieran. Siempre y cuando sus fantasías sean sanas, están oficialmente autorizados. Y si no son sanas, por favor, no intenten hacerlas realidad!!! Y para terminar quería decirles que si algún día se me antoja masturbarme con alguno de mis lectores

LO VOY A HACER....

y si a alguno le molesta, voy a fingir que me importa y que no se va a repetir...

PERO LO VOY A SEGUIR HACIENDO

martes, 18 de septiembre de 2007

En bolas, pero por una buena causa

No sé a ustedes, pero a mí me encanta andar en pelotas por la vida. Trato de taparme porque hay personas que se sienten incómodas viendo a otras en pelotas, y también hay otras que automáticamente interpretan tal apertura como una invitación a tener sexo desenfrenado (lo cual no siempre es cierto). Pero en general me encanta andar en bolas y que me saquen fotos.

Parece ser que no soy la única a la que le gusta ser fotografiada en bolas, el problema es que es algo mal visto por la sociedad. Recientemente me enteré que una policía de mi país fue despedida porque se sacó unas fotitos sugestivas luciendo su uniforme. También leí que hubo un gran escándalo luego de que aparecieran unas fotos de la minita de High School Musical en bolas.

Ante tanta censura, cada vez que una celebridad tiene ganas de mostrarse en pelotas, no le queda otra opción que fingir que lo hace por una buena causa. Y bueno, esta es la única explicación que le encuentro yo al fenómeno de las ecologistas que se muestran en tanga por la contaminación y por el abuso de animalitos. No creo que las personas sinceramente preocupadas por estos fenómenos vayan a sentirse movidas a actuar por ver un culo lindo con un cartel de "salve a las ballenas".

Pero, bueno, algo es algo. Asique decidí fundar el movimiento "En bolas por una buena causa". Acá les pongo un par de fotitos mías. Espero que muchos de ustedes se sumen y colaboren enviándome sus fotos a mi mail

lobosyovejitas@hotmail.com.

A posar en pelotas!!!! No vaya a ser que se sigan muriendo las ballenas!!!

viernes, 14 de septiembre de 2007

Estaré escribiendo mucho??

Siempre me hice dos grandes preguntas:

1) ¿Con qué frecuencia se supone que hay que tener sexo?

2) ¿Con qué frecuencia se supone que hay que escribir en un blog?

No sé, pero cada vez que me quiero meter en mis blogs favoritos, encuentro más o menos lo mismo. Y teniendo en cuenta que ellos son la mayoría, y las mayorías nunca se equivocan porque así lo dispusieron los revolucionaron franceses, calculo que yo debo estar escribiendo demasiado. Calculo también que debo estar más al pedo que la mayoría de los mortales.

Por otro lado, sospecho también que la gente tiene sexo con más frecuencia que yo. Todo esto me lleva a concluir que tengo que escribir menos para garchar más. Asique sepan disculpar si me ausento por un tiempo....

Después les subo fotos...

jueves, 13 de septiembre de 2007

Etiquetas

A lo mejor leyeron por algún lado que soy antisocial. A lo mejor también leyeron que en parte es culpa de mi familia, parte culpa de circunstancias aleatorias, gran gran parte culpa mía.

Sobre todo culpa de mi cerebro. Tiene la costumbre de etiquetar a la gente. Apenas aparecen en mi vida ya lo sé todo. Qué quieren, qué buscan, qué me van a decir, qué van a hacer. Quizás a alguna parte de mí le causa placer este ilusorio conocimiento y control de algo tan impredecible como otro ser humano.

Como ya los tengo a todos prolijamente etiquetados, no es necesario que me moleste en profundizar la relación. Ya sé en qué terminará. Ya sé qué me podrían aportar (generalmente nada). En este mundo en el que la información nos atraganta (todo culpa de google y wikipedia) hay que etiquetar todo. Y hay que etiquetar todo rápido.

A pesar de mi terquedad cada tanto alguien se las ingenia para arrancarse su etiqueta y me sorprende. Algunas sorpresas son algo terroríficas. No es lindo que las personas se escapen del esquema tan cómodo y manejable que con mucho esfuerzo armo.

Aunque debo reconocer que la mayoría de las sorpresas han sido muy gratas. Porque para eso estamos los humanos, para arrancar las etiquetas, para romper los esquemas, para sorprender a algún distraído.

Y bueno... A vos no sé cómo etiquetarte... vas bien...

significa que ya empezaste a sorprenderme.

***Este post está especialmente dedicado a Francisco, autoproclamado fan número uno de este blog***

martes, 11 de septiembre de 2007

¿Revolucionarios u ovejitas?

Parece que hay una especie de moda de pegarle al cristianismo. Y como no hay nada que me guste más que ir en contra de las masas, he aquí mi defensa a esta golpeada religión, una defensa retorcida, caprichosa e inverosímil, pero defensa al fin:

Boludés masiva 1: "La Iglesia es una gran mentira que basa su legitimidad en escrituras de dudosa procedencia". Ok, en parte es verdad. Eso de que los que escribieron las Sagradas Escrituras estaban inspirados por el Espíritu Santo, los que eligieron cuáles escrituras estaban inspiradas y cuáles no, también estaban inspirados por el Espíritu Santo, todos los que las enseñaron y las transmitieron también estaban inspirados por el Espíritu Santo; eso de que todo lo que no sea muy claro sea considerado un "misterio de fe", etc, etc, etc... Sí, todo suena un poco sospechoso.
Pero, mis estimadas ovejitas, con una mano en el corazón, si en esas escrituras Jesús nos exhortara a dormir, garchar, comer papas pringles, mirar Gran hermano todo el día, nadar en pelotas, ver videos de celebridades teniendo sexo, y demás.... ¿Desconfiaríamos tanto???

Boludés masiva 2: "El Papa es un miserable, el vaticano podría erradicar el hambre en el mundo". No. El vaticano NO ES COMESTIBLE. No es masticable, no es nutritivo, es más, intuyo que debe ser algo tóxico. O sea que lo único que el Papa podría hacer sería vender el Vaticano, es decir ofrecerlo a otras personas a cambio de algo comestible, que sí pueda erradicar el hambre mundial.
Conclusión: Si ud. tiene excedentes de comida, DÓNELOS!!!! DÉJESE DE ROMPER LAS PELOTAS, DE CRITICAR Y DE ESPERAR UN PEDAZO DE VATICANO A CAMBIO Y DONE, MISERABLE!!!!

Boludés masiva 3: "El código Da Vinci me hizo reflexionar profundamente sobre mis convicciones cristianas". Claro, porque los humanos somos así. Mensajes transmitidos durante años y años nos infunden sospechas. Sin embargo aparece un tal Dan Brown (una simple personita del montón que un día se levantó y pensó: "Si sigo grabando canciones de ranas felices me voy a cagar de hambre, mejor me dedico a escribir una novela donde Jesús se empome a Magdalena") y todos vamos y ascendemos su creación a la categoría de verdad divina.

Boludés masiva 4: "El mensaje cristiano de sacrificarse y purificarse es degradante". Aparece una película donde un integrante del opus se da latigasos para purificarse y demostrar su amor a Dios y sale todo el mundo a decir que el cristianismo es degradante. Millones de mujeres se hacen tajos en las tetas para ponerse plásticos que las hagan parecer más tetonas y sale todo el mundo a preguntarles la dirección del cirujano plástico.

Boludés masiva 5: "Soy cristiano, pero no de los que van a misa y se casan vírgenes". Eso no es ser cristiano. Por definición, los cristianos van a misa todos los domingos, no se masturban, tienen sexo sólo con sus esposas/esposos los cuáles son del sexo opuesto, no se divorcian, no usan preservativos. Si ud adhiere sólo a algunas de la ideas cristianas, felicitaciones!, ud acaba de fundar una secta.

Boludés masiva 6: "Soy revolucionario y me la re banco porque estoy en contra de la iglesia". No, ud no es ningún revolucionario, no es más que otra de las millones y millones de personas que han decidido vivir fuera de los términos establecidos por la iglesia. Los verdaderos revolucionarios son los que siguen todo al pie de la letra a pesar de nuestras críticas, de nuestro desprecio, nuestro rechazo y mis fotos en bolas. Dudo que alguno ande por mi blog, pero a todos ellos mis mejores deseos y mucha fuerza.

Al resto, sigamos al rebaño, como siempre lo hicimos...

viernes, 7 de septiembre de 2007

Patito feo

Alguna vez mencioné que pasó mucho tiempo hasta que algún hombre me considerara atractiva. Sí. Resulta que como dije antes, de chica era fea. Aparte de vestirme mal, peinarme mal y tener anteojos gigantes marrones, por alguna razón mi desarrollo se dio muy lentamente. Siempre parecía 2 o 3 años más chica (todavía hay personas que se piensan que tengo 16 años, pero tener 22 y parecer de 16 es hot, tener 13 y parecer de 10 es terrible y traumatizante).

Yo me veía linda, pero supongo que todos nos debemos ver bonitos. Asique buscaba más bien una confirmación exterior, y sobre todo una confirmación masculina, que no se daba...

Nunca nadie gustó de mi en la primaria. Mientras mis amigas tenían montones de novios y pretendientes a mi no me miraba nadie. Una vez un compañero de la primaria estaba persiguiendo a unas chicas para tocarlas. Por casualidad en medio de la persecución se topó conmigo. Yo me di vuelta para ver qué pasaba, nada más. Y él me dijo: "Qué mirás, a vos ni loco te toco el culo".

Él no, pero mi papá si. Tenía esa odiosa costumbre. No era ninguna especie de abuso sexual (Aclaremos, mi familia está un poco enferma, pero no llegaron nunca a eso), era simplemente un gesto cariñoso al pasar. Yo lo interpretaba como que evidentemente no me consideraba mujer. De lo contrario se cuidaría de no hacer esas

Después en la secundaria un amigo me dijo que él nunca le pegaba a las mujeres. Yo le dije que a mi siempre me pegaba. Y él aclaró "A las mujeres, no a las marimachos como vos".

Ok, creo que no es necesario que siga con la patética narración de los hechos que hicieron mi infancia tan triste y miserable (bueno, tampoco fue para tanto). Para resumir, la gente, más específicamente, los hombres me veían horrible.

A los 14 me saqué los lentes y empecé a usar lentes de contacto. A los 14 también fue mi primer beso. Empecé a ganar más seguridad, a vestirme mejor, a peinarme, a maquillarme. Descubrí las bondades de los correctores, de los corpiños con relleno y de los pantalones ajustados. Supongo que el crecimiento de autoestima se notó externamente. (No sé en qué cosas se fijarán los hombres, pero personalmente, por más que un hombre sea chueco, narigón, deforme, lo que sea, si se mueve con actitud de "Qué hermoso soy", para mi es IRRESISTIBLE)

A partir de ahí los hombres empezaron a prestarme algo más de atención. Y bueno, eso me puso tan feliz, que cualquiera que que me deseara, me tenía. (cualquiera, cualquiera no, pero más o menos).

Empecé a regalar mi amor a quién lo pidiera (forma poética de decir que me revolcaba con cualquiera), lo único que resguardó mi virginidad hasta los 18 años fue el simple hecho de que nadie osó intentarlo antes...

Y bueno, todo culpa de mi papá.

Más misterios

El otro día descubrí que podía corregir la ortografía de mis entradas. Es que no aprendo muy rápido. Me ilusioné, ya no iba a tener que buscar más las palabras por google para saber cómo se escribían. Así que, cargada de esperanzas apreté el mágico botoncito sólo para descubrir que tooodo se pintaba de un horrible amarillo pato.

Sí, había cometido algún que otro sacrilegio ortográfico que haría que Cervantes se revolcara en su tumba. Pero además de eso se marcaron palabras que yo creía que existían como "Potus", "Web", "Empatía", "Desubicado", "Neocórtex", etc, etc, etc.

No sé qué clase de persona iletrada de vocabulario evidentemente despojado habrá programado esa función. Porque yo no uso palabras sofisticadas.

En fin, otro gran misterio de google....

Pd: web????? en google no me reconocen la palabra web????? pero estamos todos locos????

El comienzo del fin

Tenía 15 años. Mi abuela empezaba a ponerse más y más insoportable. No podía llevar amigos a casa (los pocos que tenía) porque ella siempre tenía algo desubicado y odioso que decirles. Decía que yo me estaba poniendo gorda (pesaba 40 kg). El único lugar tranquilo de la casa era la terraza (el único que ella no podía alcanzar) pero cada vez que subía, empezaba a protestar y decía que yo iba a romper el techo. Porque cualquier cosa que yo tocara, cualquier cosa a la que me acercara, yo la iba a romper.

Estaba cansada de sus comentarios huecos, ilógicos y destructivos. Empecé a expresar abiertamente mi descontento. Más abiertamente que de costumbre. Cada pequeña palabra que ella pronunciara desataba un ataque de furia por parte mía. Después de gritarle sobre lo equivocada que estaba, le devolvía sus insultos (y a veces esquivaba sus golpes), me encerraba en mi pieza y no hablaba con nadie.

Mientras me encerraba venía de vez en cuando algún integrante de la familia a buscarme para que fuera a comer. Generalmente de manera poco amistosa. Siempre me culpaban a mí por arruinar la paz familiar.

Hasta que me rendí. Un día, mientras lloraba en algún rincón de la casa por los maltratos de algún miembro familiar se acercó mi papá a ver que pasaba. El recién llegaba del trabajo. Le conté por qué estaba mal. Le dije que sabía que era una estupidez insignificante, pero que las estupideces de todos los días se me acumulaban y acumulaban. Él me dijo que yo era muy chica y que no debía preocuparme, pero que él tenía muchos problemas en el trabajo, y prefería llegar y encontrar las cosas tranquilas.

A lo mejor a muchos les parecerá una interpretación fría, injusta y sin compasión, pero yo traducí esa frase como "mmm... sos mi hija... asique tengo que fingir que me importa tu bienestar, pero la verdad, estoy cansado y no tengo ganas de ocuparme de tus problemas infantiles".

Ese día me levanté de mi rincón y me senté a comer pacíficamente. Miramos televisión todos juntos, como una familia feliz. Y así todos los días subsiguientes. Jamás volví a protestar por nada. Pero las cosas jamás volvieron a ser lo que eran. A mi abuela simplemente no le presté más atención. La anulé de mi vida. Es como un objeto más de la casa, un potus.

Unos días atrás mi mamá vino hablarme. Estaba preocupada por mi hermana. Mi mamá estaba pensando separarse de mi papá, y mi abuela le había estado llenando la cabeza a mi hermana diciéndole cosas horribles como que la familia se iba a destruir y que mi papá ya tenía otra mujer. Me pidió que hablara con mi hermana, que le enseñara mi forma de manejar a mi abuela. La misma forma que había catalogado siempre de "inmadura".

martes, 4 de septiembre de 2007

SOS!!! No entiendo nada de diseño!!!

La verdad es que el diseño web no es lo mío. Aprendí algo de html en el colegio pero en esa época el html eran sólo etiquetitas boludas. Yo creía que era fácil y hasta me compré un libro. Así estuve como dos semanas frente a la computadora con mi librito, escribiendo códigos boludos de listas, tablas, marcos, mapas de imágenes y demás cosas inútiles. Recién cuando llegué a la mitad del libro me di cuenta de que el html por sí solo no servía para nada... Intenté darle un vistazo a cosas como java, flash, visual basic, php y demás sofisticaciones pero huí rápidamente....

Cuestión, que aún así no soportaba los cuadrados azules y chongos de mi plantilla, y no pude resistir la tentación de toquetearla. Es que mi naturaleza es así, todo tengo que toquetearlo (ver Ositos Hot), no importa que no entienda nada al respecto.

No tenía ganas de ponerme a dibujar asique agarré todos los puntitos, flechitas y demás y los pinté de rojo. Hasta ahí la cosa funcionó más o menos bien (los puntitos me quedaron medio fucsias pero bueno...) El problema fue la imagen para el título.

Resulta que intenté subirla unas 400 veces, y siempre se me achicaba. Asique la subí en otro lado, ni me acuerdo dónde, ni sé qué harán allí con mi foto, pero la subí y punto. Encima quedó con dos rayas grises al costado, o sea que tendría que volver a pintarla, y volver a subirla, pero no tengo ganas. Calculo que algo debo haber hecho mal porque cada vez que veo el blog y bajo, y después vuelvo a subir, a la imagen le falta un pedazo.

Mi pregunta es:
Cómo hago para que no le falten pedazos a la imagen? Yo sola la veo así o todo el mundo?
Hay 400 fotos mías perdidas por el ciberespacio, como las encuentro??? Cómo las bajo??? No me gusta desperdiciar espacio y quizás algún día me arrepienta de andar posando medio en bolas y se me antoje eliminar toda la evidencia...

Asique bueno, espero su ayuda

Indigestión

De los bocados desagradables que me tocaron en la vida algunos los escupí, otros los estoy masticando, otros los digerí y otros son una bola atascada en mi estómago. Si usted es un lector atento descubrirá que hay temas de los nunca hablo (los que escupí), otros que todavía estoy tratando de entender (los que estoy masticando, como mi frustrada vida social), otros que no tengo problemas en abordar con seguridad y humor (los que digerí, como mis fobias, y conductas sexuales) y otros que simplemente no termino de entender y que me lastiman.

El tema atascado es mi familia. No sé bien en qué punto comenzó todo, los que me conocen siempre me preguntan cuál fue el punto de inflexión, cuando dejé de ser la nena alegre y cariñosa para pasar a la indiferencia que me caracteriza ahora. Pero la verdad es que no hay un punto de inflexión en temas como estos. Ninguna persona podría estar tan desquiciada como para romper las relaciones con su familia a partir de un punto, un solo punto. Creo que más bien las cosas se fueron desviando, lentamente hasta llegar a dónde están ahora. Siempre va a ver episodios más memorables que otros, pero nunca es un episodio.

Hay personas a las que los golpes del destino las ponen más fuertes, y hay otras que se vuelven más pelotudas. Después de 22 años llegué a la conclusión de que mi abuela pertenece a ese segundo grupo.

No sé muy bien la historia, (porque no me llevo muy bien con ella), pero creo que sus padres se separaron cuando ella era muy chica, ella y su mamá se fueron a vivir por un lado y su hermana se fue a vivir con otros parientes. Mi abuela y su madre no estaban muy bien económicamente asique mi abuela tuvo que dejar el colegio y ponerse a trabajar. Cuando tenía 18 años su madre muere de cáncer. A los 19 se casa. Tienen una hija (mi mamá), aparentemente hubo un segundo embarazo. Según mi abuela, ella quedó embarazada de un varón pero mi abuelo no quería hijos varones y la hizo abortar. Según mi abuelo ninguna de sus mujeres nunca se hizo semejante práctica. Asique el tema del aborto es un gran misterio familiar. Luego de la separación hubo constantes peleas por la custodia de mi mamá. Mi abuelo no tuvo problemas en rehacer su vida amorosa deshacerla, y rehacerla unas 1000 veces. Para mi abuela las cosas no fueron tan sencillas. Durante un tiempo convivió con otro hombre que se terminó suicidando. Después del suicidio mi mamá y mi abuela quedaron bastante mal económicamente (y psicológicamente también, se supone).

Esa larga sucesión de golpes dio como resultado que mi abuela quedara con la madurez emocional de un chico de 7 años (no sé mucho de psicología, pero aproximadamente). No hace otra cosa que quejarse de todo. A mi mamá le dice que es una mala hija y que está gorda, a mi papá le dice que es un vago y que tiene muchas amantes, a mi hermana le dice que tiene granos y que está loca, a mí me dice que soy antipática, sucia, inútil, que me voy a pelear con mi novio y que soy, en sus palabras, "una porquería".

Todas esas cosas puedo comprenderlas ahora, después que mis años me dieran cierto manejo de mis emociones, algo de empatía y comprensión del contexto. Pero cuando uno es chico, es vulnerable a ese tipo de influencia negativa, sobre todo teniendo en cuenta la frecuencia. Mi abuela vive con nosotros, y no es que se comporte así muy de vez en cuando, es algo constante. Y no estoy exagerando.

Supongo que esto explica por qué se terminó la relación con mi abuela, pero no el resto. Bueno, no es tan así. Mis padres siempre me protegieron de todo. Aún hoy quieren irme a buscar a todos lados y cada vez que salgo me llaman unas 15 veces (creo que eso ayudó también a frustrar mi vida social). Y sin embargo nunca les importó lo que mi abuela me hiciera. Una vez me dijeron que entendían mi posición pero que esperaban de mi una reacción más "madura".