miércoles, 28 de noviembre de 2007

Rechazos

Mi ex novio me decía que yo nunca lo sorprendía. Y como yo siempre tomo muy bien las críticas constructivas (es mi blog y miento todo lo que quiero), un día llegué muy feliz de mis clases de teatro y lo llamé.

Yo: Hola hermoso! Qué hacemos hoy?

Él: mmmm, vamos a tu casa? Compramos porquerías y vemos Lost con tu mami.

Y yo pensé:

Porquerías + Lost + Mi casa + Mi mami = Abstinencia

Yo: Bueno dale! Te paso a buscar.

Él: Y para qué me vas a pasar a buscar? jejej bueno vení...

Así que salí felizmente a buscarlo saltando estilo Heidi. Llegué, toqué timbre.

Él: hola! Y para qué quisiste bbhbhbhdhbhsh...(interrupción de beso apasionado mío)

Y bueno, después fueron unos largos minutos de besos, besos, besos, caricia, beso, beso, caricia, beso, caricia, caricia, y así sucesivamente.

Hasta que en un momento él dice:

"La verdad queee... no tengo ganas".

...

O sea...

No es que yo pretenda que las personas estén las 24 hs, los 365 días del año a mi disposición. Pero...

¿Tenía que esperar a que estuviera en pelotas, en su cama, arriba de él, para decirlo?

martes, 27 de noviembre de 2007

¡¡¡Me olvidé un premio!!!

Me pregunto cómo pude olvidarme...

Me faltó hacer entrega del premio más importante...

El premio "No es copia, es homenaje" a Khristopher, de quién chorié vilmente la idea de las adivinanzas, y a quien le chorié la idea de poner mis pelotudeces de twitter en el blog, y de quien es muy probable que choree unas cuantas cosas más!!! Así que cuidado conmigo!!! Muejjejejejeej!!!

Y ya que estamos también le voy a dar el premio "Qué buena excusa para escribir una entrada". Tiii, ya estoy más cerca de cumplir con mi objetivo de 14 entradas mensuales!!!

Gracias Khristopher!!!! :)

Y el ganador es ...

ADVERTENCIA PARA POSIBLES NUEVOS LECTORES: Éste es un post exclusivo, discriminador y elitista, diseñado especialmente para mis lectores fieles y asiduos. Ud. no lo va a entender, así que no lo lea, y no joda. Gracias por su visita.)

(ADVERTENCIA PARA LOS DE SIEMPRE: Este post apesta! Quizás ni ustedes deberían perder tiempo en leerlo! Bueno, queda bajo el criterio y la responsabilidad de los señores padres)

O sea,...... ¿es necesario que diga quién ganó?

Felicitaciones Briones!!!! Tiiii, adivinaste. Después decime qué querés de premio. (Que sea factible y acorde a la moral y las buenas costumbres)

Mi nombre es: *F*L*A*V*I*A* (Ziii, azí, con laz eztreshitaz y todo...) (hayyy, son las 02:36 a.m., supongo que sabrán comprender...)

Con respecto a las 12.345 personas que dijeron que mi nombre era "Fernanda", bueno después de todo taaan equivocadas no estaban. Cuenta la leyenda que cuando mi mamá estaba embarazada de mí, estaba profundamente convencida de que yo iba a ser nene, y soñaba con llamarme "Fernando". Ocho meses después (sí, me harté de esperar en aquél inhóspito lugar sin McDonald's, sin Blockbuster, sin banda ancha, sin Pequeños Ponys, sin patitos de bañera... y me fui...) nací yo, y bueno, no era nene (mas les vale que se hayan dado cuenta!). Así que mi nombre cambió de "Fernando" a "Flavia".

Y bueno, no podía dejar de poner esto:
Significado:La de cabellos claros.
De origen latino.
Características: Es de carácter fuerte y segura, al mismo tiempo que es muy sensible y espiritual. Es muy buena amiga y muy humana cuando alguien la necesita.
Amor: Es de sentimientos verdaderos y le gustan las relaciones estables.
Fecha: 7 de Mayo (Santa Flavia).

Mi versión de los hechos:
Significado: A nadie le importa. Sonaba lindo y me pusieron el nombre igual.
Origen: Conocida animadora de programas infantiles que luego abandonó a los niños para acostarse con ancianos millonarios.
Características: Sí, soy re buena amiga... ¿Será por eso que no tengo ningún amigo? ¿Muy humana? ¿En serio? Yo pensé que era muy hamster... Ahhhh, guarda, que soy humana sólo cuando me necesitan... el resto del tiempo estoy muy ocupada con mis deberes de hamster!
Amor: Claro sí, porque todos los que no se llaman como yo tienen sentimientos truchos y andan por la vida buscando relaciones inestables e inseguras...
Fecha: Más vale que me regalen algo! jajaja

Y para despedirme, a los que no ganaron, para que no se pongan tristes, les voy a hacer entrega de las menciones especiales:

Premio "Conejito Duracel": Para el.Alex por su entusiasmo al querer participar a toda costa en mi bello concursito, por contestar bien todas mis preguntas, por comentar primero y por comentar tres veces.

Premio "Vuelta a primer grado": Para los que no comprendieron la consigna, (La onda era que el nombre empezaba con F) y el ganador es Carlos R.

Premio "Para qué m**** sirve el perfil del Messenger": Para Myself por tomarse el trabajo de apreciar y recordar las pelotudeces que con tanto esmero escribí en mi perfil.

Premio "Pedo de mariposa": También para Myself, por iniciar con su simple pregunta tooodo este kilombo...

Premio "Mugre abajo de la alfombra": Para Ursus Andinus por querer que borrara su comentario si llegaba equivocarse, a no! así no vale!!

Premio "Fosfovita": A Geeky writter por su buena memoria. O sea... nunca te dije cómo me llamaba... Es probable que por eso no lo recuerdes.

Premio "Pluma pluma gay": Para Bose, ¿Así que te llamás "Fabiola Federica"?

Besos para todos!! Y a los que no ganaron nada, vamos, ánimo! Esmerense que ya lo lograrán!!

domingo, 25 de noviembre de 2007

Dime qué tiras... y te diré cómo eres

¿Alguna vez revolvieron la basura de alguien? O... ¿alguna vez tuvieron temor de que alguien encuentre algo que hayan tirado a la basura?. Debo confesar que me pasaron las dos cosas. Soy víctima de una curiosidad que me ha llevado a descubrir más de una cosa interesante (pero no les voy a decir qué... na na naa na na naaa).

Y también soy víctima de una paranoia que me ha llevado a realizar los más complejos rituales, como envolver exageradamente todo lo que tiro, triturar mi basura en pedacitos de un micrón cuadrado (o cúbico, como sea), y fraccionar estratégicamente los pedacitos en diferentes tachos, habiendo mezclado previamente. Hasta superé mi fobia a los fósforos (sí, le tuve miedo a los fósforos, y hoy le sigo teniendo miedo a los encendedores) para poder borrar más confiablemente mis evidencias.

Las experiencias más graciosas relacionadas con el tema de la basura las viví con un ex novio de mi hermana. Un día, en mi casa, mientras mi hermana se cambiaba, se quedó solo conmigo. En aquella época yo tenía unos 14 años y era bastante antisocial (ya les conté como mil veces) (bueno, excepto con perfectos extraños...). Y resulta que como yo no le hablaba, no se le ocurrió mejor idea que ponerse a revolver el tacho de basura.

Y yo pensé "pero qué imbécil..." y lo dejé que siguiera. Y de repente lo veo reírse con un dibujito en sus manos. Al rato aparece mi hermana y le saca violentamente el dibujo en cuestión. (jajajajaj, perdón, es que me acuerdo del dibujito y era muy gracioso... me gustaría haberlo guardado para postearlo).

Se trataba de un retrato del novio anterior de mi hermana, hecho muy cariñosamente por mi, en el que lo ilustraba conversando (y haciendo también otras cosas) con una lámpara de pie a la que confundía con mi hermana (tenía ojitos muy chiquitos y yo decía que era ciego... bueno no sé para qué me molesto en explicarles... no van a entender... tendrían que ver el dibujo... y conocer al ex novio... que me salió igualito!!! jajajajaj).

Y bueno, mi hermana encima se enojó conmigo. Pero yo no tenía la culpa de que ella tuviera ex novios chistosos que me inspiraran a dibujarlos, ni de que tuviera novios excéntricos revolvedores de basura.

Con respecto al noviecito, no me faltó la oportunidad de devolverle el favor de revisarle la basura a él. Como él era todo nerd, y como mi hermana y yo no nos llevamos bien con la tecnología, se apareció un día muñido de unos programas locos para instalar en nuestra computadora. Eran unas cosas para chatear. Y bueno, aparte de instalar los programitas locos nos instaló toooodas sus conversaciones.

Y así fue como yo, (seguramente mientras me deshacía de algún archivo turbio...) me encontré con las susodichas conversaciones ahí en la papelera de reciclaje que me gritaban "Leeme! Leeme!" (y yo no le puedo decir que no a los archivos porque me dan mucha ternura...) (sí, ya sé que ya estoy escribiendo cualquiera...).

Resultaron muy interesantes las conversaciones. Sobre todo aquella en la que le explicaba a un amigo suyo, con todos los detalles, cómo le había metido los cuernos a mi hermana...

Así que bueno, vacíen sus papeleras seguido (y si pueden miren las ajenas!).

Fue un consejo de F... digoooo... Ovejita!

P.D.: A pedido del público he decidido revelar mi verdadero nombre. Pero bueno, quiero que adivinen. Arriesguen! A ver quién gana.

Los que ya saben (o sea: Alex, Francisco, Chucholicious (así se escribe??) ex novios y gente de Hot or Not) no pueden participar.

Suerte!!!

domingo, 18 de noviembre de 2007

Mi muy emocionante vida sexual, explicada

Me imagino que habrán notado que a todos mis escritos sobre sexo y hombres les pongo la etiqueta de "Mi muy emocionante vida sexual". Y me imagino también que a esta altura se habrán dado cuenta de que lo de "muy emocionante" no es más que otro de mis adjetivos irónicos.

Concretamente, mi vida sexual dista mucho de ser emocionante. Por mucho tiempo nadie me miró, mi primer beso fue patético. El segundo y el tercero se los dí a personas que nunca supe ni el nombre. El cuarto, el quinto y el sexto los dí todos juntos en un jacuzzi jugando verdad o consecuencia.

Lo del jacuzzi fue muy gracioso. Uno de ellos me besó apasionadamente para al rato declarar que él nunca le metería los cuernos a su novia (y supuestamente en ese momento tenía novia) (bueno, a lo mejor hay parejas que consideran que los besos fugaces en jacuzzis no cuentan como infidelidad), el otro se acercó a mí diciendo "Las cosas que me hacen hacer", y al tercero lo besé yo apasionadamente, para después decirle que simplemente estaba jugando y pedirle disculpas dos años después.

En la primaria sólo tenía compañeros que me decían que ni locos me tocaban y me insultaban cuando no quería hacerles la tarea. En la secundaria, sólo se me acercaban para pedirme la tarea (con un poco más de respeto pero en fin...) o para que les presentara a mi hermana. Cuando me iba de viaje todo el mundo quería estar con mi hermana. En la facultad lo más cercano a una declaración de amor fue un loco que de la nada me dijo "Tenés novio? Sos una chica muy especial, muy inteligente y muy centrada, no hay muchas chicas así" (centrada yo? WTF??!!!) y se dio vuelta y siguió con lo suyo. Y bueno, después fue la historia de los chocolates que me mantuvo ocupada por unos cuantos años...

En fin, sólo tuve sexo con una persona, con la que pasé de ser lo mas excitante de su vida y estar en su puesto número 1 a ser un simple objeto de presunción. Y quién sabe que otras cosas me deparará el destino.

Y bueno, aclaro que no escribo esto para dar lástima, porque soy feliz!! (sí, así que ahórrense comentarios del estilo a "Yo si querés le pongo emoción a tu vida" y "Yo si querés te pongo emoción y todo lo que quieras" etc, etc, etc.)

Ya llegarán tiempos mejores, y si no, siempre está la opción de hacerse monja.

mmmm... naaah

El gran regreso gran

Estimados lectores (y gente desprevenida que cayó por acá buscando información sobre el torio), les cuento que después de mis largas vacaciones he decidido retomar mis obligaciones de blogger (mmm... existirá eso?).

La verdad que sigo un poco deprimida, pero no quiero seguir usando eso como excusa para no escribir, no estudiar, no trabajar, no hacer ejercicio, no bañarme, no cambiarle las pilas al pato vibrador (je, mi pato se está convirtiendo en toda una celebridad de este blog) y demás.

Así que aquí me tienen, escribiendo. Debo confesar que me veo fuertemente tentada a ponerles fotos de mi infancia, o mis gráficos del google analytics, contarles qué comí en la última semana o explicarles cómo debe conducirse la sucesión de la gerencia en las empresas familiares...

Pero, no!!! Debo resistir... Debo ser fiel a mis principios... Debo escribirles algo que les interese mínimamente...

...

...

Criii... criiii... (Esto es un ruido de grillo)

Naaa, no me sale. Pero conste que lo intenté.

Y bueno, tendré que irme a seguir intentando (aunque... si les interesa que les ponga el video del loco disfrazado de pacman que corre por la biblioteca... avisen!!!).

Muchas gracias por su apoyo incondicional.

Estén atentos que en cualquier momento saco algún post bello e inspirado.

ja... ilusos!

martes, 13 de noviembre de 2007

Profecías autocumplidas

El viernes a la noche me senté completamente desganada a escribir. Busqué y busqué temas interesantes pero ninguno me generaba nada. Así que me puse a hacer otra cosa y escuchar música, y lo que sea que haya escuchado me generó una mezcla extraña de emociones que se convirtió en mi post anterior.

El post trataba sobre una situación que viví 4 años atrás, en la que una personita que recién conocía, casi sin darse cuenta me cambió completamente mis perspectivas de la vida. Me hizo ver que tenía unos cuantos problemas, que no estaba haciendo lo que debía, que mi vida tal como estaba era infeliz.

¿Por qué será que aquella situación tan lejana surgió inesperadamente? Es evidente que nada pasa porque sí. Nada se escribe porque sí. E inocentemente yo escribí "Y yo creo que lo logré (hasta que me vuelvan derrumbar todo voy a creer eso)".

Cuestión que todo se me volvió a derrumbar hace unas 24hs. Y esta vez duele más que la anterior porque lo que se me derrumbó ayer lo construí con mucho amor, y no lo construí sola. Concretamente lo que cayó esta vez sí fue una relación, con alguien muy importante, con la persona que más me conoció, que más me entendió, que más me acompañó y que más feliz me hizo en mi vida. Y la tengo que dejar ir por el bien de los dos.

No se puede amar sin ser libre. Y acabo de darme cuenta de que no soy libre. Que hay millones de problemas, frustraciones y temores que condicionan mi sentir. Y no me queda otra opción que ponerme a eliminar todas esas ataduras, una a una, y recién después, volver a construir, desde cero.

Y todo esto fue para contarles que en estos días voy a estar un tanto ocupada, dolorida y enredada y... sin humor para andar en bolas...

Espero sepan disculpar las molestias.

Yo, Ovejita

PD: Algunos bonitos recuerdos...

sábado, 10 de noviembre de 2007

Pequeñas grandes acciones

Lo sabés todo. Sabés que sabés todo. No todo en detalle. Y no porque seas soberbio o necio. Te sentís simplemente tranquilo. Tenés las cosas organizadas, resueltas, mínimamemente. Estás cómodo con saber que no tenés todas las respuestas, pero aún así sentís que estás caminando en la dirección correcta. Estás convencido de que estás haciendo todo lo necesario para ser feliz. Y que aunque las pequeñas decisiones te hagan dudar un poco, sabés que las cuestiones más importantes están cubiertas.

Y esa base, esos principios parecen tan inamovibles, tan poco cuestionables. Hasta que un día cualquiera, algún dedo pequeñito e insignificante empuja la primera pieza y todo lentamente empieza a derrumbarse. Y no se puede hacer otra cosa más que ver todo caer.

Me pasó a mí.

Tenía que estar ahí, y tenía que estar ahí con él, y tenía que producirse ese silencio, y él tenía que poner esa cara, esa cara que desencadenó todo lo demás. Y no quiero aburrirlos con mi relato de cómo se se fueron cayendo las piecitas. Ya tendré tiempo de aburrirlos con eso en otros posts. Lo que quiero decir es que sentí todo caerse. Me sentí desorientada, triste, y asustada por sobre todas las cosas.

Pero a la vez muy esperanzada y ... feliz... Porque cuando las cosas se caen siempre queda la esperanza de construir algo mejor a lo anterior. Y yo creo que lo logré (hasta que me vuelvan derrumbar todo voy a creer eso).

Así que me salvó ese dedito.

Y el dueño de esa carita, tan solo por estar ahí, en ese momento, y por poner esa cara, tan solo por eso, quizás por casualidad, quizás sin querer, me salvó.

Lo que me conduce a la muy repetida y gastada frase de que no hay que subestimar el efecto que nuestras pequeñas acciones tienen sobre los demás.

Así que, ¿qué están esperando? Vayan, salven a alguien. Quizás con intentar, tan sólo por eso, quizás por casualidad, quizás sin querer, alguien los salva a ustedes.

miércoles, 7 de noviembre de 2007

Sí, ya sé que se dice "Blogosfera"

Un día estaba muy aburrida y me dije: "mmmm, me voy a poner un blog". En principio quería hablar sobre mi familia, sobre mis excentricidades, mis pensamientos oscuros y ocultos... pero bueno, en el camino me fui encontrando con millones de obstáculos. De a poco me fui dando cuenta de que el tema de los blogs era todo un tema, y un tema del cuál yo no tenía ni idea.

A medida que iba recorriendo blogs de otros, noté que a la gente le gusta mostrar sus conocimientos. Y pensé: ¿no es mucho más divertido escribir sobre lo que no se sabe?

Si los demás alardeaban sus conocimientos, yo quería alardear descaradamente mi ignorancia. Y así surgió una etiquetita que llamé "La blogsfera y sus fastidios", en dónde comencé a relatar mis tropiezos en este nuevo mundo. Y claro, pasaron algunos días hasta que descubrí que se decía "Blogosfera" y no "Blogsfera".

Al principio pensé: "aaarggg... ootra cosa más para corregir". Pero después cambié de idea y decidí dejar las cosas así. Después de todo, qué mejor forma de ilustrar que no sé nada de la blogosfera que escribiendo mal el mismísimo término.

Me resulta raro que nadie haya refunfuñado por el error. ¿Será que no le prestan atención a mis etiquetitas? ¿será que la real academia todavía no dispuso cómo escribir correctamente Blogosfera? No sé. En fin.... a todos los habitantes de la bísfera, la atmsfera, la estratsfera y lo que sea:
Bienvenidos a mi blogsfera!!!

jueves, 1 de noviembre de 2007

Guerra de los sexos

Mis primeros modelos femeninos y masculinos fueron mami y papi. Con papá siempre tuve más afinidad. Él no me hablaba, no me agobiaba con preguntas estúpidas y sin sentido, no estaba todo el tiempo besándome, acariciándome y hablándome como si fuera un cachorrito, casi nunca protestaba por nada, no se escandalizaba por nada, se reía absolutamente de todo, me dejaba hacer casi todo lo que quisiera.

Mamá era un tsunami de emociones. Por momentos me ahogaba con sus asfixiantes demostraciones de afecto. Después empezaba a gritar y protestar por el vecino mal educado de al lado que siempre gastaba toda el agua, por la televisión que siempre pasaba porquerías, y por el presidente de Kazajistán que no le caía bien. Al rato lloraba desconsoladamente por el pobre perrito atropellado y por la mamá de Dumbo. Y terminaba vomitando por alguna irracional y desproporcionada preocupación, como que se me iba a caer un meteorito en la cabeza si salía de casa.

Y así construí mis primeros prejuicios sexistas:

"Los hombres son divertidos, abiertos y equilibrados."

"Las mujeres son complicadas, aburridas, histéricas, gruñonas, hipersensibles, débiles, miedosas, rígidas y cerradas."

Mi abuela, que vivía con nosotros, se ajustaba bastante al esquema. Mi hermana fue creciendo y no tardó en acoplarse. Y de a poco se fue creando en mi casa una especie de dictadura de los canales de manualidades, las comedias románticas, los empapelados rosas con florcitas, los calzones de encaje colgados en la ducha, los botiquines llenos de cosméticos, tampones y cremas antiage, las mascotas pomposas y perfumadas... y muchas cosas más.

Mi adorado padre estaba en desventaja. Y yo sentía que tenía que equilibrar las cosas. Así fue que inconscientemente me convertí en abanderaba de las catástrofes del reality tv, las minas en pelotas, la comida chatarra, el turismo aventura, la mugre y la ironía. Le dije no a los perfumes, no a los cosméticos, no a la ropa rosa, no a los poodles, no a las películas emotivas de Disney, no a las caricias y el manoseo, no a bañarse todos los días, no a llorar en público.

El tiempo fue pasando. Y a medida que la imagen idealizada de mi papá se fue desdibujando, a medida que superaba mi complejo de edipo y a medida que los piojos fueron proliferando por no bañarme, empecé a cambiar de opinión.

A partir de los 16 años, más o menos, empezaron a caerme mejor las mujeres. Me dí cuenta que me encantaban los poodles. Terminé de asumir que me encantaban las manualidades. Me reconcilié con el color rosa, con los osos de peluche y las películas infantiles. Empecé a bañarme y perfumarme. Me acordé que abajo de esa maraña enredada y opaca podía haber un pelo bonito y suave. Me corté las uñas y dejé de pintarlas de colores flúor. Empecé a limpiarme la piel escrupulosamente todas las mañanas y noches. Empecé a depilarme...

Y para culminar volví a entregarme a las caricias, las frases pegajosas, las recomendaciones y sermones, las lágrimas indiscriminadas. Terminé de convertirme en mujer. Con todas las letras. Sin embargo hay rasgos de aquella época celeste que pasaron a formar parte de mi esencia y no creo que se vayan.

Así que, ¿Cómo reconciliar aquél primitivo costado masculino con la recientemente descubierta y renovada mujer? Y pensé:

Nada mejor que unas buenas fotos en pelotas.