viernes, 28 de marzo de 2008

Me declaro oficialmente enamorada

Ya pasó bastante tiempo desde aquél 31 de diciembre en el que escribía que estaba al borde del ataque de nervios. En ese post también empecé a esbozar una explicación de por qué no estaba escribiendo tan seguido como antes. Mencioné que había un "temita" que no dejaba de darme vueltas en la cabeza, pero que no podía escribir sobre ese temita. También prometí que explicaría a su debido tiempo. Y bueno, ya pasó bastante tiempo.

El "temita" en cuestión era que comenzaba a enamorarme. Pero bueno, en ese entonces no podía escribir nada al respecto. Todavía no terminaba de definir qué era lo que me pasaba. Parte de esa confusión se vio reflejada en otro post, "Delirios esquizoides". Todo empezó a despejarse cuando escribí "La verdad y nada más que la verdad" en dónde confesaba, entre otras cositas, que estaba obsesionada o enamorada.

Y bueno, creo que ya estoy en condiciones de afirmar que no es ninguna obsesión: Estoy completa, alevosa, y realmente E N A M O R A D A. (sí, así, con todas las letrotas).

Pero atentos, que todavía no dije la mejor parte:

Ok, acá va:

Estoy completa, alevosa, y realmente E N A M O R A D A deeee.....

(Insertar acá ruidito de tambores)

... deeeee.... un blogger que vive en otro país a miles de kilómetros y que nunca en mi vida vi. :D

Y bueno, eso es todo mis queridos lectores. Ahora se preguntarán cómo puede ser esto posible. Simple.

Al principio pensé que solo querría verme en pelotas. Pero bueno, no, empezamos a hablar por msn y al parecer no quería eso (solamente(por que sí querés verme en pelotas ¿no?)).

Seguimos hablando y me reía mucho con él. Me divertía y de a poco conversar con él se fue volviendo una especie de hábito.

En algún punto inevitablemente empezamos a hablar de otras cosas. Empecé a conocerlo más. Empecé a descubrir que teníamos más cosas en común. Se fue convirtiendo sin querer en una personita más y más importante. Empecé a quererlo.

Un día pensé... "Yo podría estar con él". Pero como algo hipotético y remoto, muuuy remoto. Y unos pocos días después, me di cuenta. Eran demasiadas las cosas que me gustaban de él. Era demasiado bueno. Eran demasiadas las cosas en común. Me dí cuenta que yo quería estar con él.

Y bueno, siguieron pasando los días. Cada vez se vuelve más intenso todo. Cada día voy descubriendo algo nuevo de él que me fascina. Tiene un poder especial para encontrar siempre las palabras exactas, los gestos exactos. Encontró un atajo a mi alma. Un camino que llega bieeen adentro de ella.

Mirar su carita por mi monitor me acelera el corazón más que cualquier otra cosa que realmente haya "visto". Aunque no entienda la mitad de las palabras que me dice, siento que lo puedo entender más que a nadie. Aunque no sabe a qué huele mi pelo y si soy o no suavecita, yo siento que me conoce mejor que nadie. Aunque nuestra relación se basa en letritas del messenger, yo la siento más real y comprometida que muchas otras relaciones que observo a mi alrededor.

Y bueno, para terminar quería decirles que se ahorren comentarios del estilo: "Esas relaciones nunca funcionan", "Seguro que es un asesino serial que te quiere cortar en pedacitos", "Dejá un poco la computadora y viví en serio", "Seguro que mientras escribís esto está enfiestado con 5 putas y tres ovejas"... y etc etc etc... porque...

NO ME IMPORTA. LO AMO. VOY A HACER TODO PARA ESTAR CON ÉL. TODO TODO TODO. LO QUE SEA. VOY A ENFRENTAR LO QUE SEA.

No traten de convencerme de lo contrario. Ya está decidido. Y bueno. Bienvenidos al operativo "Persiguiendo a mi amor platónico". Una historia que... recién empieza...