lunes, 2 de junio de 2008

El último post

Y bueno, iba a escribir unas cuantas entradas para cerrar el blog, pero resulta que me deshidraté de tanto llorar con la de mi familia, y considerando también que nadie iba a tener ganas de leerse 7 entradas en un solo día, dejé de escribir. Y bueno, el punto es que me olvidé qué iba a escribir en esas tres entradas que faltaban así que simplemente escribiré esta. (Por cierto, notaron que los números menores a tres los escribo en letras y de 4 para adelante en números? (ok, me dejo de escribir boludeces (hey!, si siempre escribí boludeces, por qué cambiar eso en mi último post?!)(cuántos paréntesis abrí????))) (listo)

En fin, creo que ya dije todo. Solo me falta agradecerles a todos por el tiempo que le dedicaron a leer mis traumas. Pero ya saben que estoy agradecida, y contenta, y que los quiero y bla bla bla. Así que pasemos a eso que nunca les dije.

Lo confieso, soy hombre, tengo 78 años y las fotos que usé en este blog son de una prostituta ucraniana que encontré en google mientras buscaba información de Hutsúlshchina.

Merecían saberlo.

Por cierto, la prostituta ucraniana murió.

También merecían saberlo.

Hagamos todos un minuto de silencio por la prostituta ucraniana.

Estaría bueno terminar el blog así, ¿no? Pero, no, eran mis fotos. Eran. Ya no quiero andar posando en pelotas. No voy a decir que es horrible, que es escandaloso, que es patético y demás. Solo voy a decir que no tiene mucho sentido. Y ya no estoy en edad de hacer cosas sin sentido, o por lo menos no debería.

Después de pasar horas frente al espejo posando como trola, me dije a mí misma ¿Y por qué no sacarme fotos y subirlas a internet? Pensé que sería bueno dejar de reprimirme, empezar a ser más auténtica. Y bueno. Ya lo hice. Ya me dí el gusto. Ahora debería pasar a otra cosa. Quizás persiga otra de mis metas. Creo que voy a adoptar un camboyano.

Bueno, ahora sí, me despido. Como conclusión me gustaría que se lleven que todos tenemos un lobo adentro. Quizás encerrarlo no es la solución, quizás hay que tomarse el trabajo de domesticarlo un poco. Y bueno, eso es lo que yo intenté. Perdón si mordí a alguien en el camino.

Muchas graciaaaas!!!!!!!

Tau tau :)